Inicio La Pampa "El camionero no vio las señales"

«El camionero no vio las señales»

LANCHAS ARROLLADAS POR UN CAMION EN CHACHARRAMENDI

El dueño de la camioneta Dodge Ram, que tiraba un tráiler con dos lanchas y fue arrollado por un camión en la madrugada del lunes, hizo algunas aclaraciones sobre el hecho que publicó este diario. Afirmó que solo estaba con dos ruedas sobre la ruta, porque el estado de la banquina impedía que bajara totalmente, y que estaban colocando los triángulos cuando vieron venir el camión. «Negamos que sea una irresponsabilidad, le hicimos todas las señales con linternas led, pero no nos veía, nos dijo que venía con sueño blanco», aseguró.
El siniestro ocurrió cerca de las 3.45, en el km 505 de la ruta provincial 20, conocida como «Ruta del Desierto». Allí un camión atropelló primero a un tráiler con dos lanchas y luego a la camioneta que lo traccionaba, terminando todos en la banquina. Solo hubo daños materiales.

Aclaraciones.
Javier Molina se comunicó con este diario en la que pidió aclaraciones a la publicación. En diálogo telefónico dijo: «Sufrimos un desperfecto en una rueda y tuvimos que parar, pero, quedamos con la mitad arriba pero no se trató de una irresponsabilidad, fue imposible bajar totalmente a la banquina porque allí estaba tan inclinada que hubiéramos volcado el tráiler», explicó.
«Soy un profesional, tengo miles de kilómetros en ruta, por eso en cuanto nos detuvimos de inmediato comenzamos con el protocolo de seguridad mediante la colocación de los triángulos a 50 metros, en eso estábamos cuando vimos venir el camión, con dos linternas led de alto poder comenzamos a hacerle señales arriba del asfalto, pero veíamos que no nos registraban porque no disminuía la velocidad. Ahí nos tiramos a la banquina y pasó como una locomotora a unos 75 km/h y se llevó todo puesto», relató.
Otra de las aclaraciones que hizo el conductor de la Ram es que no se trataba de una familia. «Eramos tres adultos que viajábamos de Córdoba para participar de un evento de la presentación de las lanchas (Pagliettini), primero en Neuquén y luego a Bariloche. Viajaba con nosotros el dueño del astillero», precisó.
«Fue una desgracia con suerte, primero rozó el tráiler que hizo girar a la camioneta a la que el camión le pegó de frente, llevaba 28 mil kilos de hierro que los pudo matar contra la cabina. El chofer cuando se bajó lo primero que nos dijo: ‘me arruiné y los arruiné, es que venía con sueño blanco’ y nunca nos vio ni a la camioneta ni a las señales», añadió.

Ruta adormecedora.
Molina atribuye el hecho en parte a la fatalidad y una ruta famosa por los accidentes causados por la monotonía «adormecedora», pero también planteó una realidad: que los camioneros viajan sin el descanso necesario y obligatorio.
«En la caminera de Chacharramendi había 74 vehículos siniestrados, con la nuestra son 75. El tema central de esto es que los pobres camioneros están presionados a viajar más horas de lo legal y por ello se duermen, sufren el ‘sueño blanco’, se duermen con ojos abiertos. Además llevan choferes en negro, cosa que también sucedió aquí. Uno de los conductores, de nombre Luis, no estaba formalmente declarado», reveló.
«Los seguros pagan los daños, pero el problema es que de la injusticia e irresponsabilidad de los camioneros propietarios no se habló, y dieron la culpa a los damnificados, es lo que siempre pasa en este país», concluyó.