El CEC pide emergencia ocupacional

SUMAN 600 DESPIDOS DESDE 2016 EN EL CONGLOMERADO SANTA ROSA-TOAY

Desde el Centro Empleados de Comercio se indicó que los despidos se vienen dando desde fines de 2016, y que ya llegan a 600. Algunos comercios están buscando locales más pequeños para achicar costos.
Al menos seis despidos en sucursales de dos grandes cadenas se han producido en las últimas horas, lo que no hace más que patentizar la difícil situación que soportan los comercios en nuestra ciudad. Al cabo, nada más que la réplica del angustiante escenario de la economía de nuestro país.
La información fue confirmada a LA ARENA por el subsecretario gremial del Centro Empleados de Comercio, Rodrigo Genoni, quien dijo que “el hecho que sean firmas importantes hace que se produzca más revuelo”, aunque alertó que otras firmas que se dedican a la venta de electrodomésticos y artículos para el hogar ya lo hicieron antes pero no tuvieron tanta trascendencia. El dirigente agregó que tiene “información de que Naldo Lombardi estaría por cerrar su espacio en la esquina de 9 de Julio y Avellaneda, se quedaría sólo con otro ubicado frente a Carrefour (sobre la misma calle Avellaneda); y hay comercios que están buscando locales más chicos para poder sostenerse”.

-Un panorama complicado…

-Sí, claro. Tengo entendido que algunos comercios se mudarán a locales más chicos… pero todo tiene que ver con la caída del mercado del consumo, y por más resortes o paliativos que ponga la Provincia, considerando los efectos de cómo se está desplomando la economía en el país parece que no va ser suficiente y va ir golpeando mes a mes, cada vez más.

-No advierten ninguna posibilidad de reactivación.

-No, se necesitarían muchos millones de pesos. Cómo será la cuestión que nosotros acabamos de incorporar la semana pasada una persona más en la Secretaria Laboral, porque es mucha la demanda que tenemos, gente que es despedida, que le reducen la jornada, o que la tratan de hacer renunciar y pasar a una precarización laboral.

-¿Y como gremio qué les queda por hacer?

-Estamos trabajando todos los días, porque siempre hay abusos y lo único que le queda al sindicato ante semejante debacle en la situación laboral es manifestarse en las calles, seguir ganando las calles a través de la multisectorial 21-F… porque ya no tiene que ver con una cuestión gremial sino con una política de gobierno.

-La responsabilidad es del gobierno nacional.

-Sí, del gobierno nacional. El gobierno provincial no puede hacer más… lo que espero es que tanto el Concejo Deliberante de Santa Rosa, como la Cámara de Diputados declaren la emergencia ocupacional. Porque vamos a estar peor si la Legislatura provincial y el Concejo Deliberante de Santa Rosa, que es la ciudad capital de más desocupación del país, no declaran la emergencia ocupacional para que los poderes ejecutivos tanto a nivel provincial, como municipal puedan tener herramientas ágiles que amortigüen los efectos de esta crisis.

-¿Usted dice que Santa Rosa es la capital de más alta desocupación?

-Son datos oficiales del Indec. El mismo día que aquí lanzamos la Multisectorial 21F se conoció que la desocupación era del 13,2%, y que aquí teníamos el mayor índice en ese sentido.
Lo que podemos decir es que desde fines de 2016 hasta ahora en el conglomerado Santa Rosa-Toay llevamos registrados unos 600 despidos.

-¿Para qué serviría la emergencia ocupacional?

-Declarar la emergencia ocupacional permitiría dirigir fondos más rápidamente hacia, por ejemplo, inversiones productivas, a créditos flexibles, a medidas que generen fuentes laborales… incluso permitiría redistribuir partidas. Una medida así le posibilitaría al Poder Ejecutivo destinar fondos a la generación de empleo, e incluso a la contención de desempleados. Y esto también le alcanza al municipio, y también lo puede hacer…