Las salas de cine no escapan a la crisis

CAYO LA ASISTENCIA A LAS SALAS

El paquete de medidas neoliberales que impulsó Mauricio Macri desde que asumió en 2015 impactó de manera negativa en todos los sectores de la economía argentina. La industria textil, la industria automotriz, la industria manufacturera, el sector del agro, la pesca y ganadería y la construcción fueron algunos de los sectores que redujeron el nivel de producción o se vieron forzados a cerrar sus puertas. Otro de los sectores que se vieron afectados por esta crisis es la industria del cine.
Walter Geringer es exhibidor y programador de los cines de Santa Rosa (Milenium y Amadeus). Además, preside la Asociación Cinematográfica de Exhibidores Independientes de Argentina, perteneciente a Fadec.
En diálogo con LA ARENA, sobre el contexto actual Geringer expresó que “hoy la pequeña y mediana empresa exhibidora sufre directamente el impacto y sobrevive. Se hace un enorme trabajo para estar al día, pero padecemos el ajuste por la suba de tarifas, insumos en dólares y el no tener créditos afecta también la reinversión, las mejoras, la calidad del servicio”.
A su vez, señaló que resulta “imposible proyectar para adelante y menos este año, si no se sabe cuánto vendrá para pagar de gas o de luz. Se vive con incertidumbre y falta de previsibilidad, sin saber qué va a suceder en un mes o dos”.
“Un país ordenado le permite a una pyme proyectar, mejorar, tener créditos que se puedan abonar. En resumen, no escapamos de la realidad de toda mediana y pequeña empresa de este país hoy”, agregó.

Público.
Con respecto a la cifra de asistencia del público a las salas de cine, Geringer explicó que en 2018 “mermaron en un porcentaje a nivel nacional que oscila entre el 8 y el 12%. Si bien la gente no ha dejado de venir al cine la rentabilidad es bajísima”.
Una de los motivos por el cual se produjo esta caída es el precio de las entradas. En ese sentido, Geringer explicó que “respecto al precio de la entrada en el país, el valor promedio de enero/febrero 2016 era de $ 66,65, en octubre 2018 $ 121,43 y en enero 2019 supera los $ 200”. Sin embargo, señaló que “sigue siendo el más accesible de los espectáculos”.

Aportes.
Con el precio de la entrada en aumento y el porcentaje de asistencia que se vio mermado durante 2018, el cine se ve en una situación complicada. Geringer, explicó que “los cines no recibimos aportes estatales de ninguna índole. El Incaa es un organismo de recaudación nada más”.
“No existen por ejemplo subsidios o créditos para que los exhibidores podamos mejorar la técnica o las salas. Cada empresa o exhibidor tiene que pedir sus propios créditos en bancos”, indicó.
De todas maneras, Geringer se mostró optimista y afirmó que “el mejor año de la industria fue el 2015 y, según el website Cinesargentinos, en 2019 por la cantidad de títulos que están programados podría aproximarse a las cifras de ese año, dependerá del público y sus posibilidades”.

Lo que viene.
Geringer aprovechó la oportunidad para comentar cuáles son los títulos que se vienen para las carteleras de los cines Milenium y Amadeus: “Mientras la fábrica Disney apunta a las nuevas versiones live-action de sus clásicos “Dumbo”, “Aladdín” y “El Rey León” y las secuelas de “Avengers”, “Toy Story” y “Frozen, una aventura congelada”, el cine argentino estrena algunos títulos que pueden ser récord de taquilla: “La Noche de la Usina” basada en la novela de Eduardo Sacheri con Ricardo y Chino Darín. “Razones para No ser Madre” con Julieta Díaz y Pablo Echarri y “El Cuento de las Comadrejas” del ganador del Oscar: Juan José Campanella, basada en ‘Los Muchachos de antes no usaban arsénico’, con un brillante elenco”, concluyó.