El concejal Bravo está cada vez más lejos del Frepam

VOTO CON EL PERONISMO EN UNA DISCUSION POR LA COPARTICIPACION

El concejal Miguel Bravo, quien a partir de este año formó su bloque unipersonal, separado de la bancada del Frepam, está dando señales cada vez más claras de su alejamiento de quienes en su momento compartieron la lista de candidatos a concejales con él. Si bien el hecho pasó desapercibido para el público en general, al interior del cuerpo deliberativo fue un gesto más que marca el distanciamiento del bloque Radical en Cambiemos.
La nueva diferencia entre Bravo y sus ex compañeros de bancada se dio en la discusión de un proyecto de Resolución que el Frepam trató de aprobar en la sesión del jueves último en el Concejo Deliberante. Lo más extraño es que el propio Bravo figura entre los firmantes de la iniciativa.
La propuesta de los frepamistas era solicitarle desde el CD a la Cámara de Diputados de la provincia de La Pampa la modificación a la Ley 1065 referida al Sistema de Coparticipación, para establecer qué recursos deben computar específicamente las municipalidades y comisiones de fomento.
No se trata de un debate menor para la gestión actual en la ciudad de Santa Rosa, puesto que desde hace más de un año las autoridades locales vienen denunciando que, a pesar de las mejoras en la recaudación y en el emprolijamiento de las cuentas públicas, la capital pampeana es castigada en el reparto que la provincia realiza de la coparticipación.

Falseó, pero no.
En ese contexto, el proyecto del Frepam explicaba que el problema radicaba en que los decisores políticos que tenían que establecer reglas claras no lo estaban haciendo. “Ante esa falta de reglas claras se admiten ciertos medios no tan legales a tal punto que se permitiera que el intendente Luis Larrañaga (del PJ, quien gobernó la ciudad entre 2011 y 2015) falseara datos para obtener más coparticipación provincial en desmedro de otras comunas. Situación que claramente se pudo demostrar por el Fiscal General que consideró acreditado el hecho aunque en su interpretación no se consideró delito porque no hubo un perjuicio”.
La iniciativa detallaba también que, mientras el inciso b) del artículo 4º era preciso al establecer que el 20% se distribuirá sobre la base de la población de cada una de las comunas con respecto al total de la provincia, se tornaba confuso cuando en el inciso c) dice que el 40% será sobre la base de los recursos propios percibidos por cada una con respecto al total de ellas. “Allí comienza por esta indeterminada definición una batalla campal del vale todo”, rezaba el texto de la resolución impulsada por los frepamistas.

Cajoneados.
El bloque del Partido Justicialista, que en esta discusión defiende la postura del gobierno provincial, de su mismo signo partidario, se opuso a tratar el tema en la sesión del jueves y optó por derivarlo a la Comisión de Hacienda, Presupuesto y Cuentas para tratarlo allí. Así lo expuso el presidente de la bancada justicialista, Araldo Eleno, quien además planteó que esa misma discusión podrían haberla impulsado desde el Frepam en la Legislatura.
De inmediato, Cuelle le respondió que era cierto que el Frepam tenía representantes en la Cámara de Diputados, pero le recordó a Eleno que los legisladores frepamistas estaban “cansados” de presentar proyectos, para luego ver cómo eran cajoneados por el oficialismo provincial, que tiene una clara mayoría en la Legislatura.
Antes de que el tema se votara, Cuelle insistió en la necesidad de que el Concejo Deliberante se manifestara políticamente. Cuando llegó el momento de alzar la mano para definir si el proyecto se trataba en esa misma sesión o si se pasaba a comisión, como pretendía el PJ, el Frepam quedó en soledad. Solo Cuelle, Giorgis y Villatoro, votaron a favor (Ibarguren faltó a la sesión y Jorge Domínguez estaba ese día a cargo del Ejecutivo), mientras que los justicialistas Eleno, Galluccio, Lezcano, con los apoyos de Alba Fernández (FPV), Roberto Torres (Pueblo Nuevo UNA) y Bravo (Radical en Cambiemos), votaron en contra.