Inicio El debate sobre el aborto otra vez al Congreso
Array

El debate sobre el aborto otra vez al Congreso

VUELVE LA MAREA VERDE

El martes 28 de mayo, se presentará -por octava vez- el proyecto de ley para la interrupción voluntaria del embarazo (IVE) en el Congreso Nacional.
IRINA SANTESTEBAN
La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto y la inmensa «marea verde» que constituye el movimiento feminista, se preparan para una gran movida el 28 de mayo, Día de Acción por la Salud de las Mujeres.
Ese día tendrá lugar una nueva presentación del proyecto de ley para la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) en el Congreso, luego de la enorme movilización del año pasado con centenares de miles de mujeres de todas las edades, logrando por primera vez el tratamiento en el recinto legislativo y una histórica aprobación en Diputados.
El rechazo por parte de Senadores, por sólo 8 votos, no desanimó a este inmenso movimiento, que sigue reclamando por el derecho de las mujeres y personas gestantes, a decidir sobre sus propios cuerpos.

El proyecto.
El texto que se presentará se debatió en plenarias, sobre la base de la experiencia legislativa del año pasado, por lo que este proyecto es superador y más integral.
Contiene tres capítulos: Interrupción Voluntaria del Embarazo, Cobertura y Políticas de Salud Sexual y Reproductiva y Educación Sexual Integral. Prevé la modificación de los artículos 85, 85 bis, 86, 87 y 88 del Código Penal, dando un giro total a la punitividad actual. Despenaliza la interrupción del embarazo, tanto para el profesional que la practique como para la mujer que se somete a esa práctica, prevé una pena para las autoridades y/o profesionales de un establecimiento de salud que obstaculizaren o se negaren a practicar un aborto en los casos previstos, y no legisla sobre la objeción de conciencia.
El proyecto es abarcador, ya que además de despenalizar y legalizar la práctica del aborto, en el artículo 2 enumera los derechos protegidos, cuando establece que se garantiza a toda mujer o persona gestante: «los derechos sexuales y reproductivos, la dignidad, la vida, la autonomía, la salud, la educación, la integridad, la diversidad corporal, la identidad de género, la diversidad étnico-cultural, la intimidad, la igualdad real de oportunidades, la no discriminación y a una vida libre de violencia».
En el artículo 3 adhiere a la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cuando define que la salud es «un completo estado de bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de infecciones o enfermedades».

Cobertura.
El proyecto establece la cobertura obligatoria para las obras sociales, las entidades de medicina prepaga, y todas las organizaciones que brinden servicios médicos-asistenciales, incorporando la IVE de manera integral y gratuita entre sus prestaciones, incluyéndola en el PMO (Plan Médico Obligatorio).
El artículo 12 dispone la obligatoriedad para los estados nacional y provinciales, de implementar las leyes de salud sexual y reproductiva y de Educación Sexual Integral. Deberá integrar la ESI en la currícula de la enseñanza, a través de contenidos científicos, laicos, actualizados y con perspectiva de género, en todos los niveles educativos, tanto para las instituciones del ámbito público, como para las que sean de gestión privada.

Los celestes.
Las iglesias católica y evangélicas, y las ONGs que se oponen al aborto, bajo la falsa consigna de «salvar las dos vidas», siguen con su prédica antiderechos, aunque no tan visibles como los «pañuelos verdes». Seguramente se movilizarán con más fuerza si es que el proyecto logra ser tratado este año en el Congreso. No es muy probable que ello ocurra, por la proximidad de las elecciones nacionales, que siempre lentifica o impide la actividad legislativa; además la composición de ambas cámaras sigue siendo la misma que el año anterior, cuando el proyecto fue rechazado en el Senado.
Las acciones violentas de los «celestes» se pusieron en evidencia en los casos de dos niñas embarazadas, en Jujuy y Tucumán, a las que no se les reconoció su derecho a acceder a la interrupción legal del embarazo, en el marco del artículo 86 del Código Penal vigente (aborto no punible, cuando es producto de una violación). Esas niñas sufrieron no sólo la exposición pública con doble vulneración de sus derechos, sino que se les practicó una «cesárea» para «salvar» la vida del feto; en ninguno de los dos casos ello sucedió.

Fachos legales.
Uno de los sectores que se identifica con los «pañuelos celestes» es el partido Acción Vecinal del neonazi Alejandro Biondini, que obtuvo su personería jurídico política en la provincia de Buenos Aires. La Justicia Electoral reconoció al Frente Patriota, el que podrá presentarse en las elecciones nacionales y provinciales de este año.
Para captar el voto de los anti-derechos, han incorporado a su plataforma la bandera antiabortista: «Nos oponemos a cualquier iniciativa que pretenda afectar la existencia de un solo niño por nacer». Proclaman «la defensa de la vida desde su misma concepción hasta su deceso natural y consideramos que el aborto es un crimen».

En Cannes.
En el Festival de Cannes (Francia) se presentó el documental «Será Ley» de Juan Solanas, que narra la historia de Ana María Acevedo, la joven santafesina que murió en 2007, víctima de cáncer de maxilar, sufriendo terribles dolores al negarle tratamiento oncológico por estar embarazada y no practicarle el aborto terapéutico, no punible para nuestra legislación. Las autoridades del Hospital Iturraspe de Santa Fe, y el personal médico, se negaron a atender a esta joven, quien murió en medio de terrible sufrimiento, dejando 3 hijos pequeños sin madre.
La madre de Ana María, Norma Cuevas, una humilde mujer que trabaja junto a su familia en un horno de ladrillos en Vera, Santa Fe, estuvo en Cannes y contó a la prensa internacional el dramático caso de su hija, que grafica la situación del aborto en nuestro país.
Norma estará el 28 en Buenos Aires en la presentación del proyecto de ley, y seguirá reclamando justicia para su hija; el juicio se inició en 2008 contra los profesionales responsables de su mala atención, pero aún no hay sentencia.