El decreto estima extraer 432.000 m3/año del acuífero

VALLE ARGENTINO: EN 42 AÑOS EL DESCENSO SERA MENOR A 1,5 METROS

En la Legislatura estiman que en agosto, el gobernador Verna enviará el pedido de autorización para realizar las perforaciones en Padre Buodo. Se trata del proyecto de inyectar agua del Valle Argentino en el Acueducto del Río Colorado para evitar el desabastecimiento cuando sufra roturas.
JUAN JOSE REYES
Según la documentación oficial a la que se accedió, estiman en la Legislatura que en agosto enviarán el decreto de Carlos Verna solicitando autorización para la polémica construcción del bypass en el Acuífero del Valle Argentino. Desde allí se inyectará agua al Acueducto del Río Colorado para abastecer la capital pampeana, cuando el ducto falle.
Si se extrajeran 432 mil metros cúbicos (m3) al año con un bombeo de 600 m3/hora durante los 365 días, según el modelo hidrogeológico aplicado, “después de 42 años de explotación se producirá un descenso del nivel freático del Acuífero inferior a 1,5 metros”.
Habrá 32 pozos con una profundidad de 150 metros y a la par de las perforaciones se harán casillas con válvulas y manómetros. La toma será entre la Estación de Bombeo 2 y Padre Buodo en la progresiva 180.335 metros. Tendrá un predio de 100 m2 cerrado con alambre olímpico y un portón con transformador eléctrico para alimentar la electrobomba y los comandos principales.

Provisión transitoria.
El proyecto de decreto se centra en un concepto social denominado “Provisión Transitoria de agua desde Valle Argentino al Acueducto del Río Colorado”. Argumenta que el cuerpo de agua subterráneo es clave para inyectar agua de consumo humano en cercanías a la traza del acueducto principal.
Valle Argentino, el acuífero más grande de La Pampa, ocupa un área de 1.142.722 hectáreas entre sus extremos: Chacharramendi-Rolón en 4 unidades de gestión de 276.120 hectáreas la primera; 310.172 la segunda; 271.628 la tercera donde se hará bypass y 284.802 hectáreas la cuarta. Atraviesa las localidades de Miguel Riglos, Anchorena, Alpachiri, General Acha, Cereales, Doblas, Padre Buodo, Gamay, Quehué, Utracán y el Paraje “El Carancho”, sobre Ruta 14, cerca del Paraje “El Durazno”.
El tramo de inyección va desde Estación de Bombeo 2 en Pichi Mahuida hasta la válvula seccionadora en cercanías de Padre Buodo. En lo que refiere a las reservas, “la recarga en extremo oeste y en el sector medio del área medidas por freatímetros (22 mm/año), y las segundas, mediante el índice de cloruros, 64 mm/año son importantes.

Decreto a la firma.
Más allá de la polémica en la comunidad achense, que cree que una extracción intensiva de agua de acuífero afectará las napas y de algunos diputados en la Legislatura (tanto del oficialismo como opositores) respecto de tal obra de infraestructura, la decisión del gobierno es un hecho. Los estudios hidrogeológicos realizados por la Consultora de la UNLPam, realizados a pedido de Aguas del Colorado Sapem por docentes y estudiantes de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, tuvieron el visto bueno de la Fundación Chadileuvú.
Para la ONG y la UNLPam es viable el bombeo para alimentar al acueducto con una infraestructura que partirá desde el puesto caminero de Padre Buodo con el objetivo de abastecer a la capital provincial cuando haya roturas o lo saquen de servicio para tareas de mantenimiento.
General Acha nunca se conectó al Acueducto del Río Colorado, como sí lo hicieron el resto de las localidades del centro y sur provincial. En cambio, se abastece del acuífero que nace en El Carancho y se extiende hacia el Este hasta Rolón. Ellos entienden que el Acuífero es de calidad superlativa y años atrás se opusieron a radicación de una planta industrial de cloro soda en su defensa.
Puede afirmarse que las bombas entrarán en servicio cuando el acueducto interrumpa su funcionamiento por roturas (promedio 10 días/año sin funcionamiento) o problemas de abastecimiento eléctrico o de mantenimiento. La batería de 30 perforaciones inyectará al ducto principal el agua extraída del subsuelo evitando que los santarroseños se queden sin su aporte principal de agua potable. El decreto está a la firma del gobernador.