El Día del Padre faltó agua en el cementerio

INDIGNACION DE VISITANTES

Esta misma semana se informó de las malas condiciones en que está el Cementerio Parque de Santa Rosa, lo que provoca naturales molestias de quienes concurren para homenajear a sus deudos; pero el fin de semana los visitantes vieron aumentar su enojo porque en el lugar no había agua.
Así de simple: no había agua. El domingo era el Día del Padre, y por supuesto fueron muchas las familias que llegaron al lugar y se encontraron con la desagradable sorpresa. Una imprevisión más de una administración que se permite esta clase de “descuidos”, para provocar la indignación de no pocos santarroseños.
El tema es preguntarse quién es el responsable de que eso suceda, y qué consecuencias asume por lo que en principio puede ser considerado una negligencia. De menor cuantía para quienes no debieron trasladarse hasta el lugar para rendir homenaje a sus deudos, pero injusto para quienes sí deben hacerlo. El Cementerio Parque, desde hace ya bastante tiempo, viene siendo objeto de críticas por quienes deben concurrir más o menos habitualmente.

Malas condiciones.
Además, recientemente hubo manifestaciones acerca de las malas condiciones laborales, y se hizo alusión al evidente deterioro de las instalaciones: la red eléctrica con desperfectos, la carencia de gas por detectarse pérdidas en las cañerías, son algunos de los puntos señalados como un problema recurrente.
La semana anterior el bloque de concejales del PJ pidió que las autoridades municipales se ocupen del tema, y lleven adelante las tareas necesarias para que la situación deje de representar un peligro para los trabajadores y para el público asistente.
Una iniciativa en el Concejo pide que “se adopten las medidas pertinentes para mejorar las condiciones laborales de los y las empleadas de la dependencia administrativa operativa del Cementerio Parque”, y que se realicen las refacciones de las instalaciones del edificio.

Evidente deterioro.
Los ediles pudieron comprobar que en el Cementerio Parque hay “un evidente deterioro con las consecuentes malas condiciones laborales de la gente que allí trabaja”, a lo que se suma que la empresa Camuzzi retiró el medidor porque se detectaron perdidas en las cañerías.
Dijeron que la situación la sufren quienes trabajan allí, que “además deben atender a diario a la gente que llega con la congoja de haber perdido un ser querido”.
Los concejales del justicialismo, que le piden al Ejecutivo que se haga cargo del problema, manifiestan que “los baños son para uso público y para el personal, y actualmente de las dos instalaciones sanitarias una fue destinada a depósito de urnas y herramientas, y la otra directamente no funciona”.