El éxodo bonaerense para el ahorro

DE CIUDADES VECINAS VIAJAN A LA PAMPA PARA LLENAR EL TANQUE CON NAFTAS MAS BARATAS

Debido al aumento de precios que se registraron este año y a las asimetrías impositivas que benefician a la Región Patagónica, cargar nafta en estaciones de servicio en La Pampa puede costar hasta 10,50 pesos menos por litro que en el resto de la región sur de la provincia de Buenos Aires.
No es novedad, que a la hora de hablar de aumento de precios, existen zonas que son más afectadas que otras. En materia de combustibles, nuestra provincia, gracias a la ley nacional 27209 sancionada y promulgada a principios de noviembre del 2015, posee junto a otros distritos patagónicos un precio un poco más “amigable” de las naftas. Sin embargo, esa diferencia se hace sentir, y mucho, entre las localidades bonaerenses que se ubican cerca del límite entre La Pampa y Buenos Aires, donde son cada vez más frecuentes los viajes para llenar el tanque, según un informe que publicó el diario La Nueva.
Mientras en Bahía Blanca la nafta premium de una empresa privada cuesta 45,90 pesos, en La Adela el litro de Infinia (YPF) se consigue por 35,41 pesos, de acuerdo a la nota del diario. Esa diferencia está ocasionando estragos dentro en las estaciones de servicio y el comercio en general, sobre todo en las poblaciones bonaerenses que están a menos de 40 kilómetros de La Pampa. Esta situación está generando que sean cada vez más frecuentes los viajes de los bonaerenses a nuestra provincia con el objetivo de llenar el tanque y así ahorrar un poco.

Caso.
Una de las poblaciones perjudicadas es la de Villa Iris, separada de Jacinto Arauz por 31 kilómetros. Del lado bonaerense el precio del litro de nafta premium ronda los 44,70 pesos, mientras que en Arauz pagan $ 36,02. Esa diferencia -de casi 9 pesos- se traduce en 434 pesos de ahorro cada vez que se llena un tanque de 50 litros.
De esta forma, para un vehículo que realiza de 1.000 a 1.500 kilómetros por mes, el ahorro por cargar en el pueblo pampeano puede variar entre 10.400 y 15.600 pesos anuales. Ni siquiera los kilómetros adicionales que se tienen que realizar equilibran la balanza: viajar entre dos y tres veces al mes de una localidad a otra supone realizar entre 125 y 185 kilómetros de más cada 30 días, lo que cuesta en combustible entre 5.400 y 8.100 pesos anuales. El ahorro sigue siendo de 5.000 a 7.500 pesos, detalló el sitio bahiense.
Por esto en Villa Iris la venta de combustible sigue cayendo en picada y en Jacinto Arauz está creciendo. Mientras en la localidad bonaerense una de las dos estaciones de servicio ya dejó de vender naftas y gasoil (sólo funciona como lubricentro), desde fines de 2015 hasta hoy en la población pampeana la demanda de súper creció el 91,5% y, la de nafta premium, el 203,2%, según informó La Nueva.