El fuerte temporal en una amplia zona del norte provincial provocó grandes pérdidas

El intendente de Embajador Martini, Ariel Bogino, se lamentó ayer porque la pedrada que azotó “una amplia zona” del norte pampeano el lunes a la tarde, provocó grandes daños en los cultivos de la cosecha fina y los sembradíos de la cosecha gruesa. “Cayeron piedras del tamaño de una naranja o como el puño de la mano, que agarró una zona muy amplia, un sector muy ancho, porque salió de atrás de Ingeniero Luiggi, pasó por acá y siguió para Alta Italia provocando muchos daños económicos para el sector agropecuario”, relató ayer Bogino en una comunicación telefónica con Radio Don.
“A mí, que tengo el campo cerca del pueblo, me llevó el 50 ó 60 por ciento de la cosecha; pero después algunos productores me comentaron que les llevó el girasol prácticamente todo, a los trigos los quebró”, detalló.
El fenómeno climático se produjo el lunes, aproximadamente a las 18 horas, afectando las localidades pampeanas de Falucho, Ojeda, Alta Italia, Embajador Martini, Ingeniero Luiggi; y también en la zona de Banderaló (provincia de Buenos Aires), entre otros pueblos. Los vecinos relataron que cayeron grandes piedras “del tamaño de naranjas”, que provocaron destrozos en sembrados, automóviles, herramientas agrícolas, techos, ventanas, entre otros elementos de viviendas.
La localidad de Embajador Martini fue una de las zonas gravemente afectadas con la roturas de vidrios y techos de viviendas y edificios públicos -la escuela y municipio, principalmente-, caída de líneas de energía eléctrica, árboles que aplastaron vehículos, entre otros daños.
En la zona rural también el fenómeno afectó los sembrados de cosecha fina, que en algunos casos ya estaban trillando y en otros estaban esperando el ingreso de las máquinas para la trilla. Algunos productores de la zona relataron: “La piedra no dejó nada, se llevó la cosecha fina, y lo que se había ya sembrado, ni pasturas quedaron, el daño es total. También hay gran cantidad de animales autóctonos muertos”.

“Daños muy importantes”.
Boggino destacó que la pedrada “afortunadamente no provocó consecuencias trágicas, pero los daños materiales fueron muy importantes”.
“En el año 90 hubo una pedrada similar que había roto la escuela y muchas cosas, pero ahora nos agarra después que salimos de la inundación y la sequía”, relató. Ejemplificó que un barrio de 14 casas, las piedras rompieron la totalidad de los tanques de almacenamiento de agua potable.
El entrevistado indicó que la tormenta “donde pasó hizo muchos daños”. “Habrá que ver si se recuperan los girasoles de la cosecha gruesa, pero si tienen el centro roto donde sale la flor, crece la planta pero no saca cabeza. Nosotros estábamos trillando y los rindes estaban entre 2.200 y 2.400 kilos, en la zona de San Roque esta dando mejores rindes porque en algunos campos llegan a los 4 mil kilos”, indicó.

-Bogino, tuvo una gestión donde las condiciones climáticas provocaron grandes obstáculos para llevar adelante proyectos para el pueblo.
-Es una gestión donde nos tuvimos que dedicar a solucionar problemas, como le pasó al gobierno provincial con incendios, inundaciones y sequía, y acá nosotros tuvimos las inundaciones, después sequía y ahora la piedra. Hemos tenido que solucionar muchos problemas originados por el clima. Mirá, apenas asumimos en febrero de 2016 nos cayó un pedrada que se llevó 5 mil hectáreas de cultivos, después tuvimos inundaciones en octubre, y nos volvimos a inundar en abril (de 2017), y ahora estaba empezando la cosecha. Esto afecta mucho y desanima a los productores y los vecinos.

-¿Tuvo contacto con funcionarios provinciales?
-Sí. Enseguida me llamaron para evaluar los daños, y vamos a llevar un informe para ver cómo solucionamos estos inconvenientes. Esto va a provocar importantes daños económicos.