El fuerte temporal volvió a provocar daños en el norte

RAFAGAS DE 100 KILOMETROS POR HORA AFECTO A REALICO Y RANCUL

Una fuerte tormenta con vientos huracanados, con ráfagas de 100 kilómetros por hora, se abatió el sábado nuevamente en el norte provincial. A quince días del otro fenómeno climático que arrasó Realicó, alrededor de la una de la madrugada del 17 de diciembre, en esta oportunidad el epicentro fue Rancul. El registro de lluvia en Realicó fue de 19 milímetros. A pesar de los graves daños materiales no se registraron personas lesionadas.
En Realicó la tormenta llegó pasadas las 22, luego de una jornada de elevada temperatura y humedad. El viento se llevó parte del techo de una vivienda ubicada en Barrio Norte, en el boulevard Belgrano, esquina Canalejas. Las chapas volaron por toda la manzana rompiendo cables y plantas. La familia narró a este diario que vivieron momentos de muchísimo dramatismo: “Pensamos que le viento nos levantaba toda la casa, el ruido era impresionante”. Cuando calmó el viento, pero bajo la lluvia, el dueño junto a vecinos trabajaron para tratar de proteger la construcción.
Además un árbol aplastó parte de una casa del barrio ubicado en cercanías del Molino Harinero; se despistó y volcó un vehículo que circulaba por la ruta nacional 35 a escasos metros del acceso Presidente Perón; hubo caída de árboles sobre vehículos, postes de telefonía y de energía eléctrica, carteles, tapiales, entre otros daños. El suministro de energía eléctrica se restableció a la medianoche.

Despiste.
Un Peugeot 208 rojo se despistó y volcó en la ruta nacional 35 a escasos metros del acceso Presidente Perón. Los dos ocupantes oriundos de Salta resultaron ilesos. El conductor del rodado, identificado como Roberto Brucela, relató a este diario: “El viento me sacó de la ruta y terminamos contra una alcantarilla”.
Brucela viajaba acompañado por Alberto David y se dirigían a Santa Cruz.
Algunos canales de desagües presentaron algunos problemas, sobre todo del sector este, calle Indios Pampa, Remedios Escalda porque las ramas y basura taparon las alcantarillas. Vecinos trabajaron durante varias horas (con rastrillos y palas) para “desatorar” los tubos y así permitir el escurrimiento del agua.

Rancul.
En esta localidad el viento “derrumbó” dos antenas transmisoras de radio de Frecuencia Modulada, Internet, el techo de la cochera del hospital José Padros, decenas de árboles, tapiales, cables de energía, telefonía, entre otros daños materias. La electricidad se restableció ayer, después de más de 10 horas de corte.
Vecinos relataron que la tormenta “causó muchos daños materiales, arrancó plantas en el acceso a la ruta nacional 188, en la plaza céntrica y en distintos sectores del pueblo y el techo completo de la cochera del hospital. Afortunadamente no había ningún auto estacionado”.
La caída de las antenas de las dos radios “Líder” y “Radio del Norte” provocaron severos daños en una pileta de natación, aplastó un auto y dañó cables de energía.
Personal municipal, bomberos, policías trabajaron durante varias horas para ayudar a los vecinos.

Destrozos en G. Pico.
Otra tormenta, con fuertes ráfagas de viento, azotó el sábado a la noche a General Pico, y provocó serios inconvenientes en la ciudad, como la caídas de árboles, de cables, de un semáforo, el anegamiento de las calles, cortes de luz en vastos sectores por varias horas, la voladura del techo de una vivienda y la inundación de un sector de los Tribunales.
El sábado poco antes de las 22 se desató una nueva tormenta, que llegó con fuertes ráfagas de viento, las cuales provocaron la caída de árboles en diferentes barrios de la ciudad. Uno de los sectores más afectados, volvió a ser el Paseo de los Inmigrantes, que se extiende por la calle 21 desde la 10 hasta la 24. En algunos tramos de este espacio público, los vientos arrancaron desde la raíz, a pesados y altos árboles, que cayeron sobre los juegos infantiles. En la esquina de la calle 23 y 10, a metros de la Comisaría Tercera, el viento quebró una planta que cayó sobre la mitad de la calle, previo a cortar los cables del tendido eléctrico.
En algunos sectores de la ciudad, el temporal de viento y lluvia, también derribó los postes de energía, afectando el suministro eléctrico de la ciudad, y tiró plantas que cayeron arriba de vehículos estacionados. El agua caída también provocó la inundación del sótano de tribunales, la rotura de un semáforo en la esquina de las calles 107 y 32, y la voladura de un techo de una vivienda del Barrio Federal de esta ciudad.
Según informó el Centro de Comunicaciones de la UR II de Policía, en esta ciudad se registró la caída de 15 milímetros de lluvia. Desde la noche del sábado y ayer, personal de la Corpico, del municipio, Bomberos y Policía, trabajó sin pausa para superar los inconvenientes que generó la emergencia.

Toay.
Las fuertes ráfagas de viento provocaron destrozos en Toay. Durante la madrugada de ayer, cuando cesó la lluvia algunas de las principales arterias de la ciudad estuvieron cortadas por las plantas que impedían la circulación.
La ciudad amaneció ayer con las evidencias del temporal que la azotó durante la madrugada. Las ráfagas de viento sin duda que generaron gran atención en los vecinos y en los integrantes de la Junta de Defensa Civil municipal.
El secretario de Obras y Servicios Públicos, Luis Maciel, informó que la comunicación fue constante con la Comisaría Departamental Quinta y con el Cuartel de Bomberos. “No hubo que lamentar nada más que árboles caídos sobre la avenida Perón y las colectoras, evitando el tránsito normal de la arteria”.
“Estuvimos junto a Bomberos tratando de minimizar los riesgos para con las máquinas correr los troncos grandes”, añadió.
Dentro de las acciones implementadas formó parte también el personal de la Cooperativa Popular de Electricidad, ya que en un gran porcentaje de los casos, las ramas se encontraban sujetas de las líneas eléctricas y era necesaria su participación.