“El gran desafío es ir por más”

VICERRECTORA ADVIERTE QUE LA UNIVERSIDAD "NO PODRA CONTINUAR CON NORMALIDAD" EN 2019

La vicerrectora de la UNLPam, Verónica Moreno, afirmó que “el gran desafío es ir por más” en el reclamo en defensa de la Universidad pública. En ese sentido, sostuvo que la sociedad entendió y se sumó a esa lucha, aludiendo a las diferentes protestas que se desarrollaron en los últimos días como la masiva “Marcha de las Luces”.
En relación a la lucha, Moreno indicó que las medidas de fuerza no son gratuitas para la UNLPam, pero aseguró que “no estamos colapsando, pero no podemos continuar con normalidad a partir de 2019”, aunque disipó que las carreras -creadas recientemente- de Enfermería y Turismo estarán garantizadas.
La vicerrectora, quien también es docente de la Facultad de Ciencias Humanas, señaló al hacer una evaluación de la movilización en la UNLPam que “en General Pico hay una dinámica diferente respecto del tipo de protesta y el calor de la misma que difiere de la capital pampeana”.
“La mirada de Santa Rosa es mucho más compleja, el Rectorado estuvo tomado pero se dieron clases en las facultades de Agronomía y Exactas y Naturales. En Pico hubo vigilia, con una toma simbólica de la Universidad a lo largo de una noche. Hay cátedras que se dictan y otras que no, la semana que viene por ejemplo, se darán las mesas de exámenes porque los docentes decidieron tomar los exámenes. Lo que caracteriza a toda esta movilización es la complejidad de grupos involucrados y sus miradas sobre el reclamo”, explicó.

Defender la educación.
El punto central de la lucha radica en defender a la Universidad pública, gratuita, laica y de calidad, según detalló Moreno. “Hace más de 30 años que la vengo haciendo, en ese punto no hay que aflojar, hay que estar atentos porque la discusión del sueldo docente o del presupuesto universitario es la punta del iceberg para discutir otras cuestiones de la educación pública en general y de la universitaria en particular”, amplió.
“Esa defensa la vamos dando en diferentes planos como en nuestros organismos de gobierno universitarios o en el CIN, pero también se ha extendido, hemos podido visibilizar nuestro reclamo y se han sumado distintas voces”, dijo.

Lucha.
Desde la mirada de la vicerrectora, el punto por el cual hay que discutir es sobre el objetivo de cada medida de acción. “Si es la visibilización del conflicto, estuvimos en todos los portales y radios, se han expedido concejos deliberantes y se presentaron proyectos de dos bancadas en la Cámara de Diputados”, explicó la docente, quien afirmó que ese objetivo “ya está logrado” y que “el verdadero desafío es ir por más”.
Sin embargo, advirtió que este plan debe tener en cuenta “cómo garantizar institucionalmente el funcionamiento”.
“Porque no podemos decir defendemos la educación pública y finalmente tomamos una medida que afecta derechos de la misma comunidad universitaria -en referencia a la toma de la sede de UNLPam- y de la misma universidad en general. Las medidas de fuerza no son gratuitas”, lanzó.

Preocupación.
Durante la semana hubo preocupación en la comunidad académica porque podía estar en riesgo el pago de los sueldos, la liquidación de las becas y hasta el mismo funcionamiento de los comedores universitarios. Al respecto Moreno analizó que “en la mayoría de las 57 universidades nacionales no han comenzado las clases, las dificultades económicas no son iguales en todas las universidades. Están las que están directamente asfixiadas como la Jauretche pero la UNLPam no está colapsando, pero no podemos continuar con normalidad a partir de 2019”, explicó.
En consecuencia, la vicerrectora indicó que en caso de existir un recorte para el próximo año, van a comenzar a percibirse las complicaciones en el funcionamiento de la UNLPam. “Igualmente garantizamos el dictado de carreras como Enfermería o Turismo, entre otras”, expresó.
Haciendo foco en la realidad de la casa de estudios pampeana, a diferencia de las demás instituciones, es que la UNLPam viene funcionando y que el salario se encuentra garantizado, según comentó Moreno, quien adelantó que los gastos en funcionamiento representan el aspecto “más conflictivo”.
“Eso lo recibimos además con retraso. Funcionamos mientras tanto con fondos propios, tenemos un reaseguro, pero esa situación no nos deja avanzar por ejemplo con obras que son necesarias”, sentenció finalmente la vicerrectora.