miércoles, 18 septiembre 2019
Inicio La Pampa El Inta cierra 25 agencias de extensión

El Inta cierra 25 agencias de extensión

ES MUY GRAVE, DICE EL GREMIO

Los trabajadores del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) hicieron pública la situación de vaciamiento que atraviesa el organismo y convocaron a una movilización para el próximo 8 de abril en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. En la convocatoria, está previsto manifestarse frente a la sede del instituto y del Ministerio de la Producción de Nación.
Mariano Alende, secretario general de Apinta, afirmó que «la situación es muy grave» y que han tenido «una ejecución limitada del presupuesto».
Luego de las denuncias de ahogo presupuestario realizadas durante 2018, Alende señaló que «este año se ha hecho efectivo de una manera muy grotesca» debido a que el presupuesto que aprobado para el año en curso contempla «una asignación de gastos de funcionamiento de 213 millones de pesos, que ya era baja, y hasta ahora en el primer trimestre solamente se ha ejecutado el 40% de ese monto comprometido».
«Hoy todas las actividades de extensión y de investigación dentro del INTA se hacen con fondos en muchos casos extra presupuestarios, a partir de convenios y a partir de la propia producción que tienen las estaciones experimentales, que tienen sus propios campos», sostuvo en Radio Noticias.
«Hoy no solo esta comprometido la investigación y la extensión, que son dos pilares del INTA, sino que esta comprometido directamente el funcionamiento. Hoy no tenemos plata para cubrir la luz, el gas, el funcionamiento de los micros que hacen los recorridos diarios de Santa Rosa-Anguil», indicó.
La situación es critica, al extremo de que ya no pensamos en si podemos investigar, sino en si podemos abrir o no las estaciones experimentales.
A su vez, el dirigente gremial se mostró preocupado porque se encuentran «en una situación presupuestaria muy difícil y peligra el funcionamiento del INTA y peligran nuestras fuentes de trabajo».

Vaciamiento.
Alende explicó que el INTA posee «un presupuesto autárquico», que se compone con lo que se recauda por importaciones y a partir de un impuesto que tiene Argentina. Sin embargo, ese presupuesto «viene siendo vulnerado hace años por parte del gobierno y nosotros estamos recibiendo un presupuesto que es muchísimo más bajo que el que correspondería».
«Le están quitando dinero genuino al INTA que tiene asignado por ley. Tenemos una asignación que hoy debería rondar los 13 mil millones de pesos y solo se han comprometido para este año 7.500, de los cuales una parte sustancial se va en sueldos y la parte que es funcionamiento viene siendo subejecutada de forma drástica al 50%», advirtió.
En ese sentido, remarcó que históricamente el instituto fue financiado por el Estado Nacional y que «la fuente fundamental de financiamiento nuestra es los propios fondos genuinos que tiene el INTA y la forma en que se vehiculizaba ese dinero era a partir de los proyectos de investigación. Quienes coordinan esos proyectos manejan partidas presupuestarias y asignan las tareas que tienen que cumplir de acuerdo a lo proyectado».
Pero, según denunció el gremialista, «hace un año que estamos sin proyectos de investigación, con lo cual se ha caído el financiamiento público a cero. Es una situación inédita, es la primera vez que ocurre en décadas».

Investigación y extensión.
En relación al financiamiento, Alende señaló que para trabajar intentan «buscar financiamiento extra presupuestario a través convenios que establecemos con empresas, con organismos internacionales, pero en una situación muy compleja».
«Hay grupos que pueden funcionar porque reciben financiamiento de empresas y hay grupos que no. Hay grupos que están paralizados. Depende de lo que cada uno pueda conseguir afuera», añadió.
Con respecto a la extensión, el secretario gremial de Apinta advirtió que sufre «la situación más grave» porque «directamente está desfinanciado y las únicas fuentes de financiamiento que estamos teniendo vienen del Ministerio de Desarrollo Social, que vienen a través del Pro Huerta, pero con un fuerte recorte, sin ningún tipo de autonomía».

Cierre de agencias.
Por otro lado, Alende denunció «el cierre de 25 agencias de extensión rural del INTA a nivel nacional. Es gravísimo, son agencias que le dan al INTA la inserción territorial que tiene».
Además, anunció que se darán de baja tres de los cinco institutos nacionales para la investigación que posee la institución en agricultura familiar. «Esto va en consonancia con lo que ha pasado con la Secretaría de Agricultura Familiar. Hay una vocación del gobierno de desfinanciar absolutamente todo lo que tenga que ver con agricultura familiar», expresó.

Cierre de ingresos.
Alende expresó que en el INTA «nosotros despidos no hemos tenido», pero señaló que si hubo «una caída enorme en la planta del INTA, porque lo que han hecho es cerrar los ingresos». De esta manera, los puestos que quedan vacante por jubilaciones, retiros, fallecimientos o cualquier otro motivo no es reemplaza. Por estos motivos, la planta se redujo de «de 7.800 trabajadores a 7.000».
«Es un vaciamiento total, en todos los aspectos. A parte de la desinversión, los laboratorios no pueden renovar equipamiento, no pueden hacer la reparación de sus insumos básicos, no tenemos renovación de la planta de vehículos, se cierran agencias», precisó Alende y enfatizó en que «realmente el INTA está en una situación de abandono».
«Estamos convocando a la sociedad en su conjunto a defender al INTA, acompañarnos en esta lucha por la defensa de nuestro desarrollo territorial, lo que hemos podido construir a lo largo de décadas de trabajo», concluyó.