El ladrón de celulares volvió a atacar: ahora se llevó veinte

ROBO EN PACMAN

Un individuo de identidad desconocida ingresó al centro comercial “Pacman”, situado en la esquina de las calles Avellaneda y Sarmiento, en pleno centro de esta ciudad, y se llevó una veintena de teléfonos celulares. El total de los equipos sustraídos superan los 200 mil pesos en efectivo.
El jueves a la mañana, la agencia Movistar de calle Yrigoyen entre Coronel Gil y 25 de Mayo, también ubicada en pleno centro, había sido víctima de un robo donde sólo faltaron celulares. La policía cree que los dos hurtos están conectados y que el autor sería la misma persona. Sin embargo no hay detenidos por estos hechos y los efectivos continúan con la investigación, según pudo confirmar este diario.

Hecho.
El ladrón de celulares del centro santarroseño volvió a atacar. Esta vez la víctima fue el comercio dedicado a la venta de artículos para el hogar, mueblería, electrónica, rodados, entre otras cosas, denominado “Pacman”.
El robo se registró cerca de las 6 de la madrugada del viernes. De acuerdo a la información que trascendió por imágenes de las cámaras de videovigilancia situadas en el lugar “un muchacho a bordo de una bicicleta venía por sarmiento y desciende cuando llega al local. En la puerta de ingreso, sobre Avellaneda, revienta un acceso de vidrio doble con una piedra de importante tamaño, similar a un pedazo de escombro”, indicaron fuentes consultadas por LA ARENA.
Respecto del robo se indicó que el individuo entró al comercio y “se dirigió directamente a la vitrina donde están los celulares. Rompió los vidrios y empezó a guardarlos, con caja y todo, dentro de una bolsa y después se fue por la misma puerta que rompió”.
Una vez que los propietarios llegaron al lugar, junto con efectivos de la Seccional Tercera, hicieron un stock de los teléfonos faltantes. “Se llevaron al menos 20 celulares”, dijeron las fuentes consultadas.

Oneroso.
Entre los elementos robados había un smartphone de la marca Samsung y su precio de venta al público ronda los 21 mil pesos. Además había dos LG de aproximadamente 18.000, varios Motorola y otros Samsung que rondaban entre los 8 y 11 mil pesos cada uno. El oneroso robo supera ampliamente los 200 mil pesos.

Menor de edad.
Por otra parte, durante la mañana, los efectivos de la Seccional Tercera fueron alertados por una vecina sobre un intento de robo en una vivienda de la calle Alsina. De acuerdo a lo informado, en el interior de la casa se encontraba el hijo de la propietaria.
Cuando el ladrón se dispuso a reventar la puerta de una patada, el joven advirtió la presencia del mencionado adolescente y huyó de la escena. Sin embargo a escasos metros, en la calle Coronel Gil, logró sustraer elementos de otra vivienda. Mientras los efectivos trabajan en la primer casa violentada, la segunda víctima les avisó y afortunadamente pudieron dar con el menor y recuperar los elementos. Finalmente el ladrón fue puesto a disposición de sus progenitores.