El macrismo prepara un “impuestazo” al campo

BIENES PERSONALES

La modificación del impuesto a los Bienes Personales que impulsa Cambiemos no tendrá un impacto significativo en las arcas provinciales y recién se empezará a sentir en agosto de 2019. Además, es un compromiso contemplado en el Consenso Fiscal que nuestra provincia no firmó. Para las arcas pampeanas no tendrá efectos notorios y los que ocurran, se sentirán dentro de un año.
Varios medios de comunicación dieron cuenta ayer del proyecto de ley presentado en las últimas horas en el Congreso Nacional que apunta a incrementar la recaudación fiscal de Nación a cuenta de gravar bienes que antes estaban exentos. Es el caso de las propiedades rurales, que antes estaban afectadas por el Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta, ahora derogado, y que pasarán a estar alcanzadas por Bienes Personales.
La aparición de este proyecto de ley, impulsado por el diputado macrista Luciano Laspina, es consecuencia de la queja que varias provincias le hicieron llegar a la Casa Rosada por no haber cumplido aún con la “addenda” del Consenso Fiscal por la cual se cargaría la presión tributaria sobre los bienes argentinos en el extranjero blanqueados a través de la Ley de Sinceramiento Fiscal.
De hecho, varios ministros provinciales concurrieron el martes por la tarde a Balcarce 50 para hacer llegar su pedido.
Fue en sintonía con esta queja que apareció en escena el denominado “proyecto Laspina”, que atiende aquel compromiso pero lo lleva más allá de lo pactado: aplica Bienes Personales no solo a las propiedades y depósitos de argentinos en el extranjero, sino también a todas las propiedades rurales que superen el nuevo valor de la base imponible -que el proyecto fija en el doble de la actual-.
Este cambio de reglas de juego, de carácter netamente ideológico en opinión del ministro pampeano de Hacienda, Ernesto Franco, ya genera preocupación y rechazos en los sectores potencialmente afectados en caso de que se apruebe.
“No tengo datos para hacerlo”, se excusó el ministro cuando se le consultó si esta imposición tributaria tendría beneficios para La Pampa. “Lo único que tenemos es que Bienes Personales implica una recaudación de 33.000 millones en el año”, detalló. “De todas maneras -añadió-, como esto regirá a partir del 1 de enero del año que viene, y el vencimiento de Bienes Personales es en junio, recién va a impactar en los anticipos de 2019 que vencen en agosto, octubre y diciembre y pasan a 2010. O sea que el impacto dentro de las finanzas es muy bajo, y para la gente, allá a lo lejos”.
“Esto era un compromiso de la Nación con las provincias que firmaron el Consenso Fiscal”, recordó el ministro pampeano. “No es neutro el tema”, reiteró. Lo que se había acordado en la “addenda” era incrementar del 0,25 al 1 por ciento el impuesto a los Bienes Personales para las propiedades y activos de argentinos en el extranjero. La intención era lograr una mayor recaudación a partir de los argentinos que blanquearon sus bienes en el extranjero pero no los repatriaron.
“Ellos -el gobierno nacional- por alguna razón lo han cambiado y ahora estarán gravados todos los bienes de los argentinos, con una alícuota que en vez del 1 sería del 0,75. Ahora en vez de gravar los bienes en el extranjero, aumentan la carga tributaria para todos los argentinos. Es un tema ideológico”, reiteró.