“El médico me dijo que me curé”

UNA HISTORIA SOBRE EL USO MEDICINAL DEL CANNABIS

El uso del aceite de cannabis con fines medicinales aumentó en los últimos años, con buenos resultados. Un ejemplo de ello es Jorge Medina, un fiscal de la Justicia de Córdoba y profesor universitario que atravesó el cáncer de vejiga. El uso del aceite extraído de la planta de marihuana en su tratamiento lo ayudó a superar la enfermedad. En la actualidad está curado.
El fiscal, en diálogo con Radio Noticias, comentó su experiencia y destacó, que de acuerdo a investigaciones internacionales, en la “pampa húmeda” el incremento de patologías vinculadas al cáncer se relaciona con el uso de agrotóxicos.

Cáncer en puerta.
Dos años atrás la vida de Jorge Medina dio un giro inesperado. Sin síntomas que alertaran sobre su estado de salud, un rutinario chequeo general le mostró lo impensable. “Mi médico me detectó sangre en orina”, comentó el fiscal. A partir de ahí, una ecografía indicó la presencia de un pólipo.
“Yo entro para sacarme un pólipo, era una operación que duraba media hora. Cuando salgo de ella, había durado 3 horas y media. Estaba con una anestesia general”, agregó Medina.
En ese momento, su médico le comunicó que cuando realizaron la apertura de su vejiga, en las paredes advirtieron la presencia de micropólipos.
“Así cómo se levanta el piso de una casa, te levanté el piso de la vejiga”, recordó el profesor universitario respecto a lo que le dijo su médico.
“Los que te sacamos es un cáncer superficial que invadió los tejidos de la vejiga”, agregó Medina recordando los dichos del médico. Sin embargo, la patología aún estaba presente y obligó al abogado cordobés a realizar un tratamiento de un año y medio.
El profesor universitario reflexionó sobre aquel momento. “Tenés otra visión de vida, cuando es una edad no avanzada, yo tenía 54 años, y te dicen cáncer”.

La Pampa Húmeda.
Medina comentó que su médico le dijo “está comprobado, por estudios internacionales el incremento de cáncer en la Pampa húmeda”. Según explicó el profesor universitario, el cultivo de soja, la utilización irracional de las tierras para el cultivo y las fumigaciones, realizadas cada vez más cerca de la ciudad producen que las personas estén expuestas a la polución y a agentes que son directamente cancerígenos, como el glifosato.
Desde su punto de vista de abogado, indicó que en la actualidad la decisión, de la jurisdicción de hasta donde se puede sembrar, queda a cargo de cada municipio. “Sabemos la influencia que puede tener el dinero”, comentó Medina.
“Si no existe un Estado presente, con la facultad real y ejerciendo la facultad de regular este tipo de actividades que son riesgosas para la población estamos todos en peligro”, agregó.

El uso del cannabis.
“Una persona que conocía, que había tenido una dolencia vinculada al cáncer, me aconsejó la terapia cannábica”, comento el fiscal. Sin embargo, la idea de utilizar el cannabis como terapia alternativa, por la naturaleza de su profesión, generaba cierta resistencia.
“Yo siempre asocié al cannabis con droga”, reflexionó. “Además, como fiscal penal, con una directa persecución con el narcomenudeo, y con esa formación, lo asociaba directamente”, dijo.
En aquel momento, consiguió aceite de cannabis importado de Holanda. “Estuve un año y medio en tratamiento con este tipo de medicación más el tratamiento de inmunoterapia”, dijo. “En el último examen que me hacen con una cámara dentro de la vejiga, el médico me dijo que fue la primera vez que vio eso”, expresó Medina y recordó que su doctor le remarcó “no tenés ni siquiera las cicatrices de la operación, te levanté todo el piso de la vejiga”.
Finalmente, después del tratamiento, el fiscal tuvo un final feliz. “Realicé una consulta con el titular de urología de un hospital privado de Córdoba, y me dijo que estaba curado de la enfermedad”, contó.