El municipio reincorporó a funcionarios desafectados

TRAS RECORTES, 4 FUERON CONTRATADOS COMO MONOTRIBUTISTAS

(General Pico) – El municipio piquense volvió a contratar a poco menos de la mitad de los funcionarios, bajo la forma de monotributistas, los cuales hace algunos meses atrás fueron dados de baja del gabinete, en un intento de reducción del gasto público que llevó adelante el intendente local Juan José Rainone. Esta medida fue acompañada de un incremento de las tasas municipales del 25 por ciento y de un recorte en las horas extras del personal municipal, como una manera de suplir la baja de los fondos del Fofeso y la caída de la Coparticipación.
Hace pocos meses, el edil opositor Guillermo Coppo, del bloque Cambiemos Frepam, presentó en el Concejo Deliberante un pedido de informes, para que el Ejecutivo informara sobre el recorte de funcionarios. El proyecto fue aprobado en el Concejo con el apoyo del oficialismo y esta semana llegó la respuesta comunal. Del informe se desprende que de la docena de
funcionarios que fueron dados de baja entre diciembre pasado y abril de este año, cinco siguen prestando servicios al municipio, aunque facturan en algunos casos la mitad del sueldo que percibían. Cuatro de ellos lo hacen como monotributistas y facturan por tareas específicas que fueron descriptas en el informe. El caso restante es el de Margarita Cervio, quien dejó de estar al frente de la Coordinación de Turismo, perdiendo el rango de funcionaria, pero volvió a ser empleada de planta permanente con categoría 3.

Cuatro monotributistas.
El Ejecutivo informó que Guillermo Larrea y Anabella Páez, de la Dirección de Juventud y Deportes; el contador público Pablo Pildain; Pablo García Casatti, de la Dirección de Prevención y Convivencia Ciudadana; Hernán Medina y Sofía Trucco, de la Secretaría de Gobierno, además de Julio Cavilla, quedaron desafectados del municipio entre el 4 y 20 de
abril. Lo mismo ocurrió con Analía Kuceski, Natalia Robatto y Margarita Cervio, quienes sin embargo, dejaron de ser funcionarios y fueron reincorporados bajo la figura de monotributistas.
En el caso de Kuceski, quedó desafectada el 9 de abril y desde el 1 de junio presta servicios como asesora legal en el Departamento de Servicio Público de Transporte. Por su parte, la renuncia de Robatto se oficializó el 20 de abril y también desde el 1 de junio, que factura por supervisar los espacios culturales, realizar gestiones ante proovedores y por las tareas de producción y comunicación de eventos artísticos, además de la coordinación de los talleres culturales. El caso de Cervio es distinto, dado que si bien dejó de ser funcionaria del área de Turismo a mediados de abril, volvió a ser empleada de planta permanente.
Otros dos funcionarios desafectados que volvieron a ser contratados son Karen Olguín y Carlos Garayo. Ambos terminaron su vínculo con el municipio en diciembre pasado, pero desde el 1 de enero de 2018 que son monotributistas. En el caso de Olguín, se desempeña en el área de Educación y Concientización de la Dirección de Ambiente y Desarrollo Sustentable, como
asesora. En tanto que Garayo, fue monotributista hasta el 30 de junio. Hasta esa fecha estuvo en la Secretaría de Ambientes y Servicios Públicos, a cargo de la reparación de la flota municipal.

Fuerte crítica.
Conocido el informe municipal, Coppo aseguró que se encontró con algunas sorpresas y marcó que Rainone le “mintió a la sociedad piquense”.
“El pedido de informe solicitaba que se nos informe sobre el salario neto que recibían dichos funcionarios, si alguno de ellos tiene relación laboral con la Municipalidad y en caso de tenerla como monotributista, que se envíe copia de la facturación y descripción de la actividad que realizan. Ante esto el intendente se ve que se sintió molesto y expresó que los cuestionamientos “tienen otras intenciones” y afirmó “son muy poquitos los que están siguiendo, uno o dos”. Ante la respuesta que elevó el Ejecutivo, nos encontramos con algunas sorpresas, porque los funcionarios que pasaron a ser monotributistas, eran cuatro y el caso de una empleada subrogada a categoría 1. El Intendente Rainone no fue transparente y le mintió a la sociedad piquense, su reingeniería era solo para los vecinos que pagan las tasas y para los empleados municipales que redujeron sus horas extras. Primero ocultó que pasaba funcionarios a monotributistas y luego relativizó diciendo que eran uno o dos cuando en realidad fueron 4 y un aumento de categoría a una empleada”, dijo.