Inicio La Pampa "El país pierde científicos"

“El país pierde científicos”

INVESTIGADOR DEL CONICET ALERTO LA CRITICA SITUACION DEL ORGANISMO

“Alarmante”. Así definió Jorge Aliaga, investigador del Conicet, la situación que atraviesa la Argentina en materia de investigación y desarrollo científico. Es que, producto del ajuste que encaró el Gobierno de Cambiemos en Ciencia y Tecnología, cada vez son más lo jóvenes que no pueden ingresar al sistema científico nacional y son obligados a continuar su carrera en el exterior. “El país está perdiendo científicos”, denunció Aliaga.
En la Argentina de Cambiemos, la investigación y el desarrollo científico se convirtió en un oficio privilegiado, a la que logran acceder unos pocos: semanas atrás se conoció que de 2.595 postulantes para hacer carrera de Investigador en el Conicet, sólo ingresaron 450 personas, es decir, un exiguo 17,3%. El número de incorporaciones más bajo de la última década.
“La situación es alarmante, muy mala”, denunció Jorge Aliaga, ex decano de la facultad de Ciencias Exactas de la UBA, quien en diálogo con Radio Noticias, afirmó que, desde que inició el Gobierno de Cambiemos, el número de ingresos al Conicet ha ido mermando constantemente, poniendo así en peligro una de las metas del Plan 2020 Argentina Innovadora, donde se preveía que debían incrementarse los ingresos en un 10% todos los años.
Este contexto adverso para el sector provocó que cada vez más jóvenes investigadores, que quedaron fuera del sistema, busquen en otros países la posibilidad de continuar su carrera como científicos.

“No fue casual”.
“Esto, a los que venimos alertando sobre este ajuste, no nos sorprende porque justamente en el año 2000 en la Argentina más o menos se recibían 500 personas con el título de doctor. En ese momento, 2003, Eduardo Charreau, quien asume como presidente Conicet después de la debacle del 2001, se da cuenta que había un problema muy serio: la institución tenía 3000 investigadores, de los cuales la mayoría con más de 55 años”, recordó el investigador.
“Cuando uno tienen una institución tan envejecida no hace falta sacar un decreto para cerrarla, muere sola”, analizó Aliaga, quien precisó: “El problema es que esta es un típico proceso de enseñanza de maestro a alumno. Si uno corta y se queda sin combustible para seguir generando se acaba porque no hay más maestros. Eso es más difícil de reparar”.
Ante esta situación, “lo que hizo Charreau, durante el gobierno de Eduardo Duhalde y después con Nestor Kirchner, fue triplicar la cantidad de becas que se otorgan para hacer el doctorado”, explicó el investigador, por lo cual lo que se tuvo como resultado fue que “seis años después, la cantidad de doctores que formó la Argentina se multiplicó”, precisó Aliaga.
El investigador remarcó que, pasar de tener 3.000 investigadores a 10.000, “no fue algo casual”, sino que fue gracias a una política de Estado que impulsó el desarrollo científico en el país.

– ¿Por qué es necesario para un país que haya científicos?
– Yo diría que no es necesario para un país que haya científicos, salvo que uno retenga como modelo de desarrollo de ese país, un desarrollo basado en la ciencia y tecnología. Uno puede apostar a ser un país productor de materia primas y no tener industria. Entonces, probablemente no hay país desarrollado que exista. Los países que han logrado un alto grado de desarrollo, lo hicieron justamente porque invirtieron en ciencia y tecnología. No es que llegan a ese lugar y después dicen ‘ahora que me sobra la plata, invierto en ciencia’. Es al revez.

Científicos, a Ezeiza.
Tal como sucedió en épocas anteriores, desde que se profundizaron las políticas de ajuste en el Gobierno de Cambiemos, cada vez son más los jóvenes científicos e investigadores que -ante la falta de opciones en el país- deciden continuar su carrera en el exterior.
En ese sentido, Aliaga explicó que “la Argentina tuvo distintos momentos de éxodos universitarios”, de los cuales “algunos, son éxodos que uno puede identificarlos con una fecha determinada porque hay un evento crucial, por ejemplo, la Noche de los Bastones Largos o el Golpe de Estado del 76′”, mientras que en otros “las idas no son tan nítidas en fecha”.
“Son momentos en que se generan oleadas, de gente joven generalmente, no encuentra perspectiva y van viendo donde se ubican”, precisó el investigador, quien alertó que durante este gobierno estamos en presencia de un nuevo éxodo de investigadores: “Ahora se ve como muchos jóvenes se están yendo al exterior para hacer estadías”.
“Eso que el ministro Barañao dice que ‘es bueno’ que la gente vaya afuera, yo estoy de acuerdo, pero si el investigador va, hace el proceso y vuelve con un tema innovador para el país”, cuestionó Aliaga, al mismo tiempo que advirtió que las condiciones económicas y sociales de la Argentina están ocasionando que los científicos prolonguen sus estadías y terminen de establecerse en el exterior. “El país está perdiendo científicos”, concluyó.