El politólogo Atilio Borón disertó en el Aula Magna

El Aula Magna de la Universidad Nacional de La Pampa se colmó con asistentes que no solamente ocuparon todas las butacas sino también permanecieron parados para escuchar la conferencia del reconocido especialista en política internacional Atilio Borón. La charla tuvo como principal eje a “América Latina en la era Trump”. El evento fue organizado por la UNLPam, el Banco Credicoop y la Cooperativa Popular de Electricidad. Además, para inaugurar y finalizar la charla tocó la banda local Atípica Orquesta.
El politólogo explicó la nueva reconfiguración del mundo, donde Estados Unidos ha perdido injerencia con el paso del tiempo, en contraposición de China fundamentalmente, y otros países como Rusia. En este escenario de transición, como lo describió Borón, es que aparecen figuras imprevisibles como Trump.
Sin embargo, hay algo que caracteriza este cambio de hegemonía en relación a otros que han sucedido a lo largo de la historia, y es, en primer lugar, que Estados Unidos será la última gran potencia mundial, porque se vienen “coaliciones de actores poderosos, pero ninguno con tanto poder como tuvo Norteamérica después de la Segunda Guerra”.
En segundo lugar, la actual transición se está dando hacia países que no tienen nada que ver con Occidente, como China, Rusia o India. “El mundo occidental va tener el 30% de la economía mundial, mientras que China y la India acumularán el 39%, y esto nunca se dio”, detalló el especialista.
En este contexto, emerge la figura de Donald Trump, porque “hay un consenso muy grande, en general, con la idea de patear el tablero, por la denominada ‘decadencia de Occidente’ y particularmente por la decadencia de Estados Unidos”, manifestó Borón y argumentó con los siguientes ejemplos para describir la característica de “antisistema”: “Trump rompió con el G7, con el Tratado Traspacífico, se retiró del acuerdo de cambio climático, también rompió el acuerdo con Irán, y marcó los desastres del neoliberalismo en su país, que fue clave en la campaña para la presidencia”.

Relaciones carnales.
Entonces, ¿cuáles han sido las consecuencias en América Latina de esta nueva distribución de poder mundial, donde Estados Unidos busca no perder su influencia, en medio de su “decadencia”, con un personaje que provoca inestabilidad en el sistema?
“Los efectos inmediatos han sido el reforzamiento de todas aquellas fuerzas políticas y gobiernos que se declaren aliados incondicionales de los Estados Unidos”, contestó el especialista e ironizó que “hay una especie de carrera para ver quién es más leal al gobierno norteamericano”.
Recordó seguidamente “la imagen de Pineda, el presidente de Chile, sacando una bandera chilena que tiene una estrella y la superposición de la bandera de los Estados Unidos, queriendo decir que Chile admite ser una colonia informal”, y aseguró que “por supuesto que Macri quiere lo mismo, al igual que Bolsonaro en Brasil, que ha dicho que quiere tener una relación especial, y ha ofrecido parte del territorio para la instalación de bases militares norteamericanas”.
Por otro lado, cuando se le preguntó si se podía establecer una analogía entre las políticas del gobierno de Mauricio Macri y los anuncios de Bolsonaro, si bien no brindó detalles, advirtió: “Y sí, bastante, tienen cosas en común; pero Bolsonaro va a ser una bomba en América Latina que puede explotar para cualquier lado”.

Pulpo de muchos tentáculos.
En tanto, consideró que este proceso de nueva “colonización” de Estados Unidos es un “pulpo de muchos tentáculos”, entre los que se encuentra el Fondo Monetario Internacional, el Comando Sur y el Poder Judicial.
“Este proceso es un pulpo de muchos tentáculos. El FMI sería el tentáculo económico, el militar lo maneja el Comando Sur, y el tentáculo judicial tiene que ver con la instrucción de fiscales y jueces”, explicó.
Siguiendo este razonamiento, dijo que estos mismos actores de la Justicia, son quienes después “condenan a Lula, a Lugo, a Correa y a Cristina Fernández, por ejemplo. Es una ofensiva multidimensional, porque ésta es el área del mundo que quieren preservar a toda costa, la que más les importa”, aseguró.

Cambios tecnológicos.
Por otro lado, estos procesos que tienen que ver con cambios de paradigma, tanto en Estados Unidos como en América Latina, han sido elegidos democráticamente en elecciones libres.
En este sentido, Borón reflexionó que, en el país del norte, esto sucedió por los desastres que dejó el neoliberalismo y su decadencia, mientras que en el resto del mundo “ha habido todo un trabajo muy fuerte de penetración ideológica y cultural de concientización, exaltando las virtudes de un modelo de vida de sociedad como la de Estados Unidos”.
¿De qué manera? “Si tomás chicos de distintos lugares, todos se informan de la misma manera. Es un mundo donde sólo hay una relación entre ellos y el teléfono, y es una cultura universal nueva. Por ejemplo Mubarak en Egipto, respaldado por Norteamérica, cayó en parte gracias a esto, y ha sucedido este derrumbe con muchos de los partidos tradicionales”, concluyó Borón, en diálogo con LA ARENA.

Cristina, el electorado y los pronósticos
El peronismo es uno de los partidos tradicionales de Argentina, y el único que tiene chances reales de disputar el poder. Pero, ¿cómo se puede llegar a rearmar teniendo en cuenta este cambio ideológico que vive América Latina?
Para el politólogo, es imposible de definir esto por la volatilidad del país. “Si prevalece Cristina va a dar una orientación, lo mismo con Pichetto o con Solá. A esta altura es imposible hacer un pronóstico serio. De Chile puedo hablar de acá a unos años, porque es mucho más previsible, pero Argentina es imprevisible a un mes. Imagináte que en enero de 2015 Macri iba tercero y después fue presidente, el electorado es muy volátil”, describió.