Inicio La Pampa El retinógrafo atendió en Winifreda

El retinógrafo atendió en Winifreda

PREVENCION DE LA CEGUERA DIABETICA POR TELE-OFTALMOLOGIA

En el hospital público «Juan Smith» de Winifreda atendió el miércoles el retinógrafo. Se trata de un instrumento clínico de gran importancia para la detección y tratamiento oportuno de la retinopatía diabética (tercera causa de ceguera irreversible del mundo). El aparato de última tecnología fue manipulado por los enfermeros especializados Ramón Luna y Gonzalo de La Cruz. Realizó el examen del fondo de ojo, con fotografías digitales, que posteriormente fueron cargadas a un sistema informático y enviadas a un oftalmólogo de Santa Rosa para que dé el diagnóstico.
Los 36 pacientes diabéticos lo recibirán en diez días. Este servicio gratuito forma parte del programa «Ojo Pampa»: Programa Provincial de Prevención Activa de la Ceguera Diabética por Tele-Oftalmología.

Gran inversión.
El enfermero Luna señaló que «el retinógrafo hace un estudio que se llama retinografía con la finalidad de prevenir una enfermedad que puede dejar ciego a un diabético. Es un aparato único en toda Sudamérica, los restantes están en México y en Estado Unidos».
Indicó luego que «el Estado pampeano está haciendo una gran inversión en telemedicina. Le sale mucho más barato que este equipo junto a un grupo de personas recorran todos los pueblos de la provincia a tener que recibir en los hospitales (de mayor complejidad) a todos los pacientes que requieran atención, pero tal vez cuando la necesiten ya sea tarde porque la diabetes es una enfermedad silenciosa que afecta los miembros inferiores (dedos de los pies o los tobillos hacia abajo), los riñones y los ojos provocando ceguera irreversible. Anticipándonos ahorramos grandes cantidades de dinero».
Se sumó a la conversación la directora del hospital, Daiana Lebed. Ambos explicaron que a cada paciente se le hizo una breve entrevista sobre su enfermedad y dos estudios anexos: el examen de agudeza visual (en un cartel con letras) y medición de la presión intraocular para detectar el glaucoma, que es la segunda causa de ceguera en el mundo.
«El retinógrafo es no mediátrico, esto significa que no ponemos la gota para dilatar la pupila. Saca la foto del fondo del ojo guiado por una mira láser. Toma puntería, hace foco solo y un disparo que demora milésimas. La práctica es en ambos ojos. Esas imágenes se cargan en la historia clínica electrónica de cada persona y se envían -vía internet- a una central que está en el Ministerio de Salud en Santa Rosa e inmediatamente las está mirando un oftalmólogo, quien hará la devolución de los diagnósticos y posibles tratamientos», apuntaron.
«En el caso que se detecte alguna patología que requiera tratamiento el profesional llamará al responsable del centro de salud para dar aviso que determinado paciente debe ser visto a la brevedad. Y se coordina con el (Hospital Lucio) Molas para hacer la derivación», agregaron.

Anticipación.
«El plan apunta a anticiparse a la enfermedad», dijeron y aconsejaron a los pacientes que «aprovechen el diagnóstico. Esto es medicina gratuita que llega a cada pueblo», afirmaron.
Luna consignó que están llevando adelante un trabajo «inédito y a veces es extenuante» porque en las localidades más alejadas de los grandes centros urbanos «tenemos una guardia larguísima de 12 a 14 horas donde vemos 40, 60 y hasta 80 pacientes, son una infinita cantidad».