El satélite, con aporte pampeano

NUEVE INGENIEROS DE LA FACULTAD DE INGENIERIA DE PICO TRABAJARON EN DESARROLLO DEL SAOCOM

Nueve graduados de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Pampa (UNLPam) forman parte del plantel que desarrolló el satélite argentino Saocom, según informó esa casa de estudios con sede en General Pico.
El satélite hizo su despegue hacia la órbita el domingo a la medianoche. El cohete Falcon 9 despegó de una base en California, en Estados Unidos, llevando como única carga el satélite argentino de observación con microondas Saocom 1A.
“Esta nueva misión espacial argentina toca de cerca a nuestra Facultad de Ingeniería por la relación cercana con la empresa Invap y en particular por la participación directa de graduados en este desarrollo”, resaltaron desde la UNLPam.
Los ingenieros formados en la Facultad pampeana que trabajaron en el Saocom son: Andrés Laudari en diseño de control orbital, Gustavo Mattioli, Agustín Casquero y Juan Carlos Paparini en diseño y programación del control de orientación, Germán Virvauskas, José Rangone y Martín Bergara en diseño térmico, Juan Carlos Stepanoski en integración y test del sistema de propulsión y Enrique Biancamano en ensayos ambientales del satélite.
“Estos graduados integran un nutrido plantel de profesionales formados en nuestra casa de estudios, que trabajan en Invap, la empresa de tecnología radicada en San Carlos de Bariloche. Desde la Facultad de Ingeniería felicitamos a nuestros graduados y agradecemos al docente de nuestra casa y director de tecnología (CTO) de la gerencia aeroespacial de Invap, José Relloso, siempre atento a nuestros contactos y permanente referente de las actividades aeroespaciales”, añadieron desde la Facultad.

Observación.
La misión Saocom consiste en la puesta en órbita de dos constelaciones, Saocom 1 y Saocom 2, donde la segunda serie tendrá incorporados ciertos avances tecnológicos que resulten de la experiencia de la primera. Cada constelación está compuesta a su vez por dos satélites, denominados A y B respectivamente, básicamente similares, por la necesidad de obtener la revisita adecuada de la superficie terrestre monitoreada, de acuerdo a la explicación de Invap.
El satélite argentino de observación con microondas Saocom 1A “ha sido diseñado, producido, testeado y operado por argentinos en el marco del Plan Espacial Nacional. La misión llevará al espacio una compleja tecnología de observación de la Tierra y es uno de los proyectos tecnológicos más desafiantes que se ha desarrollado en el país”.
La misión es liderada por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae) quien designó a Invap como contratista principal para el diseño, fabricación, integración y ensayos de los satélites, siendo Conae la responsable del diseño, fabricación, integración y test del instrumento principal, el Radar de Apertura Sintética (SAR por sus siglas en inglés), como así también de la operación y distribución de las imágenes que se generen, se agregó.

Mayor performance.
EL Saocom 1A se convertirá en el satélite SAR en banda L “con mayor performance que exista en el planeta al momento y es por esta razón que ha despertado mucho interés en la comunidad científica internacional por hacer uso de los datos que se generen”.
Los sensores de la antena radar del satélite tienen la capacidad de captar datos tanto de día como de noche. También se destaca por su capacidad para ver a través de las nubes, ya que la frecuencia utilizada por la señal de microondas las traspasa y así, a diferencia de los instrumentos ópticos, el radar puede captar datos en cualquier condición meteorológica.
“Esta misión llevará al espacio una compleja tecnología de observación de la Tierra que permitirá prevenir, monitorear, mitigar y evaluar catástrofes naturales o antrópicas para aplicaciones en agricultura como humedad de suelo, índices de vegetación y control de plagas; aplicaciones hidrológicas, costeras y oceánicas; aplicaciones en nieve, hielo y glaciares; aplicaciones en estudios urbanos, de seguridad y defensa; entre otras áreas de interés productivo, señalaron desde la Facultad.