Inicio La Pampa El Soem a elecciones en marzo

El Soem a elecciones en marzo

GENERAL PICO: SINDICATO PERMANECE INTERVENIDO DESDE HACE MAS DE DOS AÑOS

En un año que estará cargado de elecciones provinciales y nacionales, los trabajadores municipales de General Pico tendrán también las suyas, dado que el 15 de marzo se elegirán las autoridades del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales (SOEM), que está intervenido desde hace más de dos años. Así lo confirmó su normalizador, Carlos Larandaburu, en diálogo con LA ARENA.
Jorge Figueroa, ex secretario general del gremio, quien fuera marginado de la función tras ser denunciado por usurpación de cargo y por usura, se presentará en las nuevas elecciones. Durante los últimos días, Larandaburu lanzó una convocatoria pública para todos sus afiliados.
«El delegado normalizador, Carlos Larandaburu, designado por el Ministerio de Transporte, Empleo y Seguridad Social, comunica a todos los afiliados que el jueves 31 de enero de 2019 a las 18, se llevará a cabo una asamblea general extraordinaria», indica la convocatoria. En la misma, se hará la designación de la junta electoral, compuesta por tres afiliados titulares y un suplente.
La asamblea se realizará en la sede del SOEM, en avenida San Martín entre 1 y 101, y sesionará «con la presencia de la mitad más uno de los afiliados cotizantes», y «si no concurrieran los necesarios para formar número a la hora indicada, sesionará con quórum legal en segunda convocatoria, transcurrido una hora de la primera».
Esta será la instancia previa a las elecciones que se harán el viernes 15 de marzo en las que se elegirá un nuevo secretario general del gremio que nuclea a los municipales.

Gremio intervenido.
Larandarubu está al frente del SOEM desde hace poco más de dos años, luego que fuera desplazado del cargo Jorge Figueroa, a quien desde el municipio se lo denunció por usurpación de título, dado que fueron impugnadas las elecciones en las que resultara electo en 2014.
El municipio en 2016 le inició una denuncia penal al ex secretario gremial por usurpación de título, y por este hecho se le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria en septiembre de ese mismo año. Sin embargo, meses atrás, el juez de control de General Pico, Diego Ambrogetti, lo sobreseyó en esta causa, aunque aún continúa en su contra un proceso penal por el delito de usura que se iniciara por denuncia de un empleado municipal, luego que se conociera que a los trabajadores comunales en algunos casos, se les descontaba casi la totalidad del sueldo, por el cobro de préstamos que habían solicitado a una financiera del medio. La Justicia aún investiga el vínculo entre el SOEM y la entidad crediticia, y todavía no se expidió al respecto.
El sobreseimiento en una de las causas penales que tenía en su contra, lo terminó por decidir a Figueroa de candidatearse para volver a conducir el gremio de los municipales, y días atrás ratificó su intención de presentarse en las próximas elecciones de marzo.
La convocatoria a elecciones dentro del SOEM se demoró mucho más de lo previsto, debido a que el normalizador estuvo durante casi todo un año con el mandato vencido. Durante la última parte, se le renovó el mandato y convocó a las elecciones que se harán en el mes de marzo.

ATE y Estatuto.
Mientras Larandaburu esperaba por la renovación de su mandato para llamar a elecciones, en el medio, durante el mes de agosto pasado, la jueza piquense Laura Juan, titular del Juzgado Laboral 1 de esta ciudad, obligó al municipio local a darle el reconocimiento gremial que le corresponde a ATE, como representante de los trabajadores municipales que tiene afiliados.
La magistrada hizo lugar el reclamo presentado por la entidad sindical, al determinar la inconstitucionalidad del artículo 130 de Estatuto y Escalafón del Personal de la municipalidad que fuera sancionado por el Concejo Deliberante en 1983 y que reconocía como único gremio al SOEM. La jueza consideró que dicho artículo del Estatuto, contradice el Principio de Libertad Sindical y de Libre Asociación.
Además fundamentó que «el hecho lesivo existe, es concreto y se materializa en una norma que lesiona y ha lesionado durante mucho tiempo los derechos de los trabajadores afiliados a ATE, quienes ante cada situación de conflicto carecieron de voz».