El STJ y la Unlpam firmaron convenio

PRACTICAS Y ASESORAMIENTO

El Superior Tribunal de Justicia y la Universidad Nacional de La Pampa firmaron un convenio para el desarrollo de actividades en el ámbito de la educación, la ciencia y la tecnología. Todas ellas “en base a derechos y obligaciones recíprocas”, informaron.
Para la planificación y ejecución de cursos y actividades de especialización y perfeccionamiento de los integrantes del Poder Judicial, quedó establecido que intervendrá el Centro de Capacitación Judicial. Funcionará como nexo entre ambas instituciones, para analizar, evaluar y proponer las sugerencias que considere pertinentes, y así lograr una visión unificada y coordinada de las ofertas y actividades de formación judicial.
Asimismo, ambos organismos convinieron que “cuando se trate de proyectos conjuntos, cuya realización requiera autorizaciones, apoyo o financiamiento de organismos nacionales e internacionales, las partes colaborarán mutuamente en los trámites que sean necesarios a tal efecto”. El acuerdo prevé además medidas que pueden ser suscriptas por la Rectoría y/o los Decanatos de las unidades académicas de la Universidad.
En ese marco también podrán rubricarse acuerdos vinculados al personal de cada una de las partes. Todos los acuerdos, estipula la cláusula quinta, “deberán precisar los derechos y obligaciones de cada una de las instituciones, los recursos necesarios para su realización y modalidades de su financiamiento; consignándose además el personal involucrado y los medios técnicos afectados, equipamiento e instrumental a utilizar y demás aspectos necesarios para su implementación”.
De la firma participaron el presidente del STJ de la Provincia de La Pampa, Hugo Oscar Díaz, y el rector de la UNLPam, Sergio Aldo Baudino. La propuesta tiene una vigencia de cuatro años y se renovará automáticamente “si no existiere objeción expresa de alguna de las partes con una antelación de días corridos”.
El texto, por otro lado, también expresa, en la cláusula segunda, que “la Universidad dará su apoyo al Superior Tribunal de Justicia, prestando asesoramiento o consultoría en aquellas tareas que lo demandaren y sean de su competencia; asimismo, contribuirá a la formación y perfeccionamiento del personal del STJ, conforme las necesidades de cada caso”.