Inicio La Pampa El temporal volteó 150 árboles en la ruta 5

El temporal volteó 150 árboles en la ruta 5

La tormenta de viento que azotó la región central de la provincia el sábado a partir de las 20.15 produjo un arboricidio cuya magnitud aun es difícil de establecer. Desde la UTE CCA-Green B SA, concesionaria actual de la Ruta Nacional 5, se informó que al menos 150 árboles cayeron entre Santa Rosa y Anguil. Muchos de ellos, ubicados sobre la banquina sur, cayeron sobre la cinta asfáltica, razón por la cual el tránsito entre la localidad vecina y la capital provincial estuvo cortado hasta las 5 de la madrugada del domingo.
Las tareas para quitar los árboles y las ramas caídas de la ruta la realizaron operarios de Defensa Civil, las dotaciones de bomberos voluntarios de Lonquimay y Anguil y el Cuerpo de Bomberos de la URI de la Policía, de Santa Rosa, con apoyo logístico de la Policía. CCA-Green B SA estuvo en el lugar con un vehículo de valizamiento que ayer a la tarde permanecía en la ruta, en la zona más afectada, a la espera de una retroexcavadora que llegaría desde 9 de Julio para despejar las banquinas.

Quince motosierras.
La zona donde más árboles fueron arrancados de raíz o cortados por el viento se encuentra entre los establecimientos rurales La Armonía II y La Constancia, entre los kilómetros 593 y 586. Pero aún más allá, a la altura de Anguil también se vieron árboles dañados por el fuerte viento, cuyas ráfagas, según el Servicio Meteorológico Nacional, llegaron a los 65 kilómetros por hora.
Los operarios trabajaron con quince motosierras durante seis horas seguidas para quitar del pavimento los enormes árboles que lo invadían.
Cabe recordar que para el sábado a la tarde-noche y las primeras horas del domingo, toda la zona central de La Pampa había estado señalada en un alerta meteorológico como epicentro de tormentas fuertes, con vientos cuyas ráfagas podían alcanzar los 100 kilómetros por hora. A juzgar por la magnitud del daño provocado a la arboleda de pinos y eucaliptos es probable que en esa zona en particular el viento haya alcanzado esa velocidad.

Tres desvíos.
La Policía de La Pampa, con colaboración de la Policía Federal en la Ruta 5, debió colocarse en tres puntos para desviar el tránsito vehicular y permitir que el personal trabajara con tranquilidad en la zona afectada. Los vehículos que circulaban por la Ruta 5, desde Santa Rosa a Buenos Aires, eran interceptados a la altura del hotel La Campigna.
Del otro lado, en el cruce de las rutas 5 y 7, las fuerzas policiales desviaban a quienes viajaban por la 5 hacia Santa Rosa. El tránsito debía doblar por la ruta 7 hacia el cruce con la 10 y de allí doblar hacia la 35 para seguir camino a la capital provincial.
A su vez, en el cruce de las rutas provinciales 7 y 10, personal policial impedía que quienes viajaban a Santa Rosa siguieran camino a Anguil, obligándolos a doblar por la 10 en dirección hacia la ruta 35.

Trece horas sin luz.
En Santa Rosa, los barrio Villa Amalia, Navarro Sarmiento y Villa Martita estuvieron sin energía eléctrica desde el sábado a las 21 y hasta las 10.45 del día siguiente. La caída de un enorme eucalipto sobre una línea de media tensión, a la altura de la Quinta de las Monjas, provocó la caída de 400 metros de tendido de energía eléctrica. El personal de la Cooperativa Popular de Electricidad terminó las tareas de reparación ayer a la mañana y se reestableció el servicio poco antes de las 11.
También el Plan 5000 (Barrio Sur) sufrió un corte de energía, en este caso por la caída de una columna de energía en Pestalozzi y Unanue. En este caso, el trabajo para reponer el servicio demandó menos tiempo al personal de la CPE, por lo que los vecinos recuperaron la electricidad a la medianoche. Producto del mismo incidente, hubo cortes de luz en otros barrios de la zona sur de la ciudad, pero el servicio fue reestablecido en cuestión de minutos.

Techos volados.
En la misma esquina, ubicada en el barrio Fonavi 42, frente al predio del Recreo Mercantil, voló el techo de la División Toxicomanía (en ese edificio funcionó durante años el Grupo GEO). Una parte de la estructura fue a dar contra el parabrisas de un auto que iba circulando. Por suerte, la familia que viajaba en el interior no sufrió lesiones, más allá del lógico susto provocado por el violento impacto.
A muchas cuadras de allí, en el norte de la ciudad, en el barrio Obreros de la Construcción, en la esquina de Italia y Pasaje Nieto, voló el techo de un garaje. Las chapas se desperdigaron en dirección al sur, cayeron sobre casas vecinas y una provocó daños en una columna de electricidad afectaron a casas vecinas e incluso derribaron una columna de electricidad.
La Municipalidad de Santa Rosa informó que entre ayer y hoy con personal y equipos propios iban a realizar las tareas de retiro de las plantas y los gajos que, tras la tormenta, fueron arrancados, obstruyendo el paso o generando un peligro potencial para la integridad de los vecinos y las vecinas.

La fuerte tormenta afectó a la provincia.
Desde el gobierno provincial realizaron un reporte de los daños provocados por la fuerte tormenta de viento del sábado por la noche. El director de Defensa Civil, Luis Clara, aseguró que el sur provincial estuvo indemne a los daños: «Hubo caída de granizo muy importante en la zona de Alpachiri y Colonia Santa María, no afectando esta vez a Guatraché. La localidad que tuvo algún daño fue Ataliva Roca, donde hubo caída de un par de plantas y postes de electricidad y un techo que no se voló en su totalidad, por lo cual hubo que apuntalarlo».
En cuanto a la ciudad de Santa Rosa, el reporte oficial refirió a un número aproximado de 18 voladuras de techos, caída de algunas paredes, muchos postes de líneas eléctricas, cartelería y muchas plantas dentro de la ciudad.
«En la avenida Palacios cayó un poste con una línea eléctrica, lo que afectó el servicio eléctrico de una parte de la ciudad», explicó el funcionario.
En la Ruta Nacional 35 informó que cayó un eucaliptus muy grande y que la ruta fue liberada al tránsito gracias a la tarea conjunta de Defensa Civil, Bomberos de Winifreda y personal de la municipalidad.
En la Ruta 5 indicó que cayó una enorme cantidad de plantas a lo largo de varios kilómetros. A las 4.30 horas, aproximadamente, quedó liberada esta ruta por los trabajos de tres cuadrillas de Defensa Civil, Bomberos de Anguil y Lonquimay. El reporte se completó con daños menores en Catriló, un vuelco a la altura de Lonquimay y un despiste sobre la ruta provincial 1.
En Miguel Cané cayeron alguna plantas y postes. En Quemú Quemú se produjo la voladura de algún techo, árboles y postes de energía eléctrica.
En cuanto al norte provincial, Clara informó que solo se registró caída de granizo, sin mayores afectaciones. «En Realicó se produjo la caída de techos y algún poste y plantas», añadió.
En General Pico la situación fue similar a la de Santa Rosa, con muchos destrozos, muchos árboles caídos, junto a cartelería, postes y voladuras de techos.
Con datos aportados por la Policía de La Pampa, se supo que en Macachín el viento fuerte y la lluvia provocaron la caída de un cartel. En Catriló, tras el paso de viento y lluvia fuerte, hubo corte de electricidad y la presencia de árboles caídos en el kilómetro 534, entre Catriló y Lonquimay. En Miguel Riglos hasta las 12 horas, no había electricidad luego del temporal de viento fuerte y lluvia.
En el cruce de las rutas 13 y 12 se cayeron postes de electricidad, situación que motivó la presencia en el lugar de un móvil policial del Durazno, que realizó tareas de prevención hasta que se acercara el personal de la cooperativa eléctrica.
En la zona de Telén hubo viento fuerte, lluvia y granizo, con un corte de energía eléctrica, ya reestablecido.
En Eduardo Castex, la tormenta provocó la caída de varias plantas y un corte de energía eléctrica. Ya está reestablecido el servicio. Con características similares en Victorica, sin caída de plantas. En Toay, Uriburu y Anguil, trabajan en el reestablecimiento del servicio eléctrico.

Facultad.
La fuerte tormenta del sábado también causó importantes destrozos en el campo de la Facultad de Agronomía. Cayeron 16 pintos y la antena que le brindaba el servicio de internet al Decanato. La limpieza del predio requerirá del trabajo de equipos y grúas, ya que el volumen de las plantas afectadas es muy importante, indicaron desde la UNLPam.

Advierten por el agua.
La Municipalidad de Santa Rosa informó ayer, a través de la Dirección de Agua y Saneamiento, que debido a múltiples dificultades en el servicio eléctrico y de redes de datos que fueron afectadas por el temporal del sábado, podría producirse una disminución en la presión de la red de agua potable. «El personal se encuentra afectado a reparar con urgencia los problemas suscitados», se informó desde la comuna.
Cabe recordar que la batería de pozos que extraen agua del acuífero Anguil-Santa Rosa, para abastecer el acueducto propio, están ubicados en la línea de la Ruta 5, donde se vieron los principales destrozos causados por el fuerte viento que azotó la zona centro y norte de la provincia durante la noche del sábado.
A su vez, vecinos del barrio Butaló informaron a este diario que un caño troncal de agua potable fue dañado por el temporal y se registró una enorme pérdida de agua.