Elecciones: pelea por costo

LA OPOSICION DICE QUE DESDOBLARLAS COSTARA $70 MILLONES

Desde el macrismo, apenas se supo que el Congreso del PJ en Quemú Quemú había vía libre para que el gobierno provincial desdoble las elecciones, se salió a decir que esa movida iba a suponer un costo de 70 millones de pesos; y fue el ministro de Justicia, Juan Pablo Bensusan, el que desmintió rotundamente la información señalando que andaría en torno a los 10 millones.
Primero fue el diputado Maximiliano Aliaga quien se quejó por lo que iba a costar desdoblar las elecciones provinciales de las nacionales, y dio aquel número; pero después hubo otras voces que se le sumaron desde el mismo espacio, como el Mofepa se usó un discurso parecido, pero comparando que “para una emergencia sanitaria se dispuso gastar 20 millones de pesos”, contra los 70 que demandaría desdoblar las elecciones “para tratar de salvarse a sí mismos”, dicen desde el partido que fue fundado por Ismael Amit, y apuntando a la dirigencia del PJ.

Alrededor de 10 millones.
El ministro Bensusan fue más preciso y recordó que en cada elección general la Justicia Federal hace un aporte para contribuir con el costo; y en ese sentido recordó que se pagaron 4,5 millones en las de 2015″.
Agregó que la previsión para el caso de un desdoblamiento “si se tiene en cuenta la inflación de los últimos tres años” haría que sean necesarios unos 10 millones. Y no se privó de una chicana el funcionario vernista, señalando que en Cambiemos se acostumbraron a “inflar los números, como sucedió con los aportes de la campaña”, mencionó así los aportantes truchos de provincia de Buenos Aires.

Congreso partidario.
Ahora el Mofepa salió con frases más o menos parecidas a las de Aliaga: “Siempre hemos sostenido que no se puede poner el sistema electoral al servicio de un partido y decidir si las elecciones nacionales y provinciales se hacen juntas o separadas de acuerdo a su conveniencia. También que las leyes electorales deben establecer un sistema justo y adecuado para que la democracia sea una realidad, y se deben dar las garantías para que en su práctica llegue al perfeccionamiento”.
Agregan desde el mismo partido que integra Cambiemos que “esto debe funcionar por sí solo, independiente de las personas y de los partidos políticos, evitando que quien tenga el poder lo utilice en su beneficio con el fin de perpetuarse. Si tenemos una ley electoral y la justicia es la encargada de llevar y garantizar el proceso eleccionario esto debe ser prácticamente matemático. Hablar ahora de desdoblamiento luego de 35 años, y que esa decisión sea determinada por un solo partido político, hace funcionar mal al sistema”.

“Muestra de debilidad”.
Pero razonan más allá en el partido opositor: “Es obvio que esta postura del Gobernador de convocar desde la militancia peronista y no como Jefe de Estado, demuestra que está poniendo el sistema al servicio de su partido y en beneficio de su persona atento a que será el candidato.
La segunda lectura que podemos hacer de esto es la muestra de debilidad y temor a perder la provincia. Soplan otros vientos y el pampeano quiere un cambio. 35 años de gestión, nos lleva una comparativa con provincias vecinas que deja a La Pampa muy atrasada en obra pública.
Si a esto le añadimos las voces de corrupción que han empezado a surgir nuevamente con el tema de la obra cumbre ‘el acueducto’ y el caso Skanska, hace que debamos prestar nuestra mayor atención”.
Finalmente el diputado provincial Héctor Fazzini, y el presidente del Mofepa, José A. Vázquez sostienen que “es sólo el inicio, comienza a moverse la rueda electoral y muestran que no van a dar un metro de ventaja, la gente quiere un cambio la oposición tiene que estar a la altura de las circunstancias. Si no entendemos cuál es el camino, nada cambiará”.