Inicio La Pampa Todo un barrio lleno de olor

Todo un barrio lleno de olor

NUEVA REPRIMENDA DE LA APA A UNA FIRMA CONTRATISTA

Sobre finales de marzo fue IACO, en el marco de la obra de reemplazo de cañería en la calle Ferrando, ahora fue ECOP, que a pocos metros de aquel lugar, realiza la obra de restitución del canal sur y de entubamiento de los desagües cloacales de la Planta de Tratamiento Norte. El denominador común son los errores de las firmas y el grave problema de saneamiento de la ciudad.
En las últimas horas, la Administración Provincial del Agua (APA) informó que durante la ejecución de las tareas de excavación en la obra en el canal sur, que va a cielo abierto desde la Rotonda del Ejército hasta la Planta de Tratamiento Sur, cerca del Bajo Giuliani, se había producido un fisura en una tubería de asbesto cemento de diámetro 700 mm, que transportaba los líquidos cloacales tratados, provocando que un pequeño caudal se vierta sobre el canal sur.
El caso hizo recordar el sufrido a fines de marzo por el Club El Recreo, cuando la firma IACO tendió sobre su campo de deportes un by pass de líquidos cloacales, exactamente donde los niños practicaban deportes. El error se subsanó cuando la APA emplazó a la contratista a remediarlo.

Mal olor.
La comunicación de la APA, publicada en la edición de ayer en este diario, venía a responder las inquietudes de los vecinos de los dos barrios más sureños de Santa Rosa: Portal del Sur y Escondido. El miércoles, algunos se habían comunicado con la Municipalidad de Santa Rosa para quejarse por el mal olor que existe en la zona, producto del vertido de líquidos cloacales en el canal a cielo abierto.
Esa situación era justamente la que la obra encarada por el gobierno provincial iba a solucionar, a través del entubamiento de los líquidos cloacales tratados que llegan desde la Planta de Tratamiento Norte y son bombeados hacia el Bajo Giuliani. La obra había resuelto la situación y había contribuido a limpiar el canal, donde habían llegado a crecer árboles, producto de la falta de mantenimiento.

Cercado pero sucio.
En los últimos días, la empresa contratada por el Estado provincial había terminado de colocar el cerco perimetral sobre el canal, cuyos alambrados originales habían quedado destruidos por el paso del tiempo y los incendios de pastizales. Sin embargo, con el correr de los días y las lluvias, el canal volvió a llenarse de yuyos y maleza, al punto tal que ya ni siquiera es posible ver el agua corriendo.
Esa situación ya había generado varios reclamos de los vecinos hacia la Municipalidad, desde donde descargan la responsabilidad en la Provincia. La rotura accidental del caño de asbesto cemento que comenzó a descargar líquidos cloacales en el canal, recrudeció las quejas. “La empresa que está a cargo de la obra ECOP Construcciones está realizando los trabajos para la pronta solución del inconveniente”, aclaró la APA.

Promesas.
El sábado, vecinos de Portal del Sur, el loteo que se realizó hace una década al norte del Escondido, donde actualmente residen cerca de cien familias, se reunieron con la concejala Claudia Giorgis quien se comprometió a armar proyectos para la solución de otros de los reclamos vecinales.
Allí demandan la colocación de luminarias en la calle Juan Manuel de Rosas, paralela a la Ruta 35 sur, por la cual se puede acceder al barrio desde el puente de la calle Madre María. La calle Rosas posee un tramo desde Madre María hasta San Francisco de Asís, que se inunda con las lluvias, puesto que el agua no escurre y queda estancada. La propuesta allí es la de hacer un entoscado y hacerle desagotes.

Accesos, agua y cloacas.
Los vecinos también reclamaron por las obras de cloacas y agua potable que están pagas desde hace años y nunca fueron ejecutadas, ni durante la intendencia del justicialista Luis Larrañaga, ni en la actual del radical Leandro Altolaguirre. Otro reclamo urgente para los habitantes de ambos barrios es la solución para los ingresos, tanto en el puente de Madre María como en el de la calle Gandhi, los cuales se deben realizar desde la Ruta 35, sin la ayuda de derivadores ni semáforos que regulen el tránsito. En ambos accesos transitan también los micros del servicio de transporte urbano y los escolares.