En 20 días, condenado con prisión efectiva

GENERAL ACHA

En un causa que se resolvió en 20 días, el juez de control de General Acha, Héctor Alberto Freigedo, condenó ayer a José María Guerrero a cuatro meses de prisión de cumplimiento efectivo, como autor material y penalmente responsable del delito de lesiones leves, en perjuicio de otro hombre. Además lo declaró reincidente.
El conflicto penal se resolvió por la vía alternativa de un juicio abreviado convenido entre el fiscal Raúl Miguez Martín, el defensor oficial Federico Manuel Ibazetta y el imputado, un carpintero de 31 años, con antecedentes penales, que admitió su culpabilidad.
En el expediente, con las pruebas aportadas por las partes, quedó demostrado que el miércoles 21 de noviembre, a la madrugada, Guerrero “agredió físicamente” a otro hombre “mediante el empleo de un cuchillo de 30 centímetros de largo, a través de la ventanilla del vehículo” de éste último. La víctima se disponía a subir a su Renault 9 después de retirarse de una vivienda, donde había estado reunido con amigos. El hecho ocurrió en Jacinto Arauz.
A raíz del ataque, el damnificado sufrió “una herida lineal de 2,5 centímetros en el borde interno de la tetilla izquierda, una excoriación lineal de tres o cuatro centímetros en la cara interna del antebrazo derecho; y hematomas en la región malar izquierda y en la comisura externa de ambos parpados del lado izquierdo”, de acuerdo al informe de la médica forense.

La pena.
El juez, en los abreviados, y según lo establece el Código Procesal Penal de La Pampa, está impedido de imponer sanciones más gravosas que las requeridas por el Ministerio Público Fiscal. En este caso, para fijar la pena, las partes tuvieron en cuenta como atenuantes que el acusado “posee familia propia” y tiene “una actividad laboral como trabajador autónomo”, y como agravante, “la agresividad demostrada en el hecho”.
En la parte resolutiva del fallo, Freigedo ordenó que se remitan “fotocopias certificadas de las partes pertinentes del expediente al Juzgado de Ejecución Penal de Santa Rosa, colocando al detenido a su exclusiva disposición”.
Guerrero había sido condenado, el 20 de agosto de 2010, a la pena de tres años de prisión de cumplimiento efectivo por ser autor de los delitos de robo agravado por perpetración con escalamiento y robo en despoblado en grado de tentativa, en concurso real con daños, en dos legajos diferentes.