Inicio La Pampa En Alvear recordaron a los héroes de Malvinas

En Alvear recordaron a los héroes de Malvinas

Con acto que alcanzó momentos de profundo sentimiento, Intendente Alvear conmemoró ayer el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de Malvinas. El monolito que recuerda a los héroes, ubicado en avenida España, casi intersección con avenida Sarmiento fue el sitio elegido para la ceremonia, que tuvo su momento más emocionante en el cierre a cargo de alumnos del colegio secundario Alicia Moreau de Justo, que interpretaron una canción especial. Los acompañó Natalia Cavallo, profesora de lenguas de señas y el director del establecimiento educativo, profesor Luis Navoa.
El intendente Francisco Traverso encabezó el acto y estuvo acompañado por el oficial Martín Tacchini, en representación de la policía local, la jueza de Paz, Valeria Vicente, concejales, docentes y representantes de entidades intermedias.
«Que esta conmemoración nos interpele genuinamente a cada uno de los argentinos, a cada uno de los que cimentamos nuestra entrañable provincia y a cada uno de los que habitamos nuestro Alvear para unirnos en el compromiso llano de impulsar al país desde el diálogo fluido y considerado que vivifique la tolerancia», indicó la docente María del Carmen Arangurena, en un tramo de su discurso.

Presentes.
Traverso entregó presentes a ex combatientes de la localidad, Oscar Marano y Miguel Farías, y depositaron una ofrenda floral al pie del monolito.
La bandera de ceremonia fue portada por integrantes de la Asociación Bomberos Voluntarios Intendente Alvear. La Banda Municipal «Maestro Ricardo Vidale» entonó las estrofas del Himno Nacional Argentino y la Marcha de las Malvinas, y el fray Esteban de los Angeles, vicario parroquial, brindó una oración.
Arangurena resaltó que «esta guerra desatinada es una crónica repleta de infortunios personales, de equivocaciones políticas, obstinación diplomática e improvisación militar. La historia de las islas es una crónica impregnada de voraz apropiación y de punzante despojo pero, sobre todo, un ultraje llagado en el sentimiento de los argentinos por el padecimiento de quienes defendieron al pabellón celeste y blanco flameando argentinidad en tapiz de brezos…».