“En ningún momento estuve en la casa”

COMENZO EL JUICIO CONTRA UN MILITAR POR EL INCENDIO A LA VIVIENDA DE SU EX SUEGRA

“Me duele estar pasando por esto”, dijo Brian Ezequiel Carra (26), el militar -actualmente suspendido de sus servicios- durante la primera jornada de la audiencia de debate que se celebró ayer por la mañana en la Sala de Audiencias Nº 7 de la Ciudad Judicial en Santa Rosa. El muchacho está acusado de haber sido el autor material del incendio de una casa de la calle Pestalozzi al 1035, el pasado 9 de diciembre. En ese momento el inmueble estaba habitado por su propietaria, María Cristina Alfonso (ex suegra del acusado) y por un niño de 7 años (el más grande de los tres hijos del imputado).
A ocho meses de haberse producido el incidente, Carra optó por declarar Ante la jueza de audiencia Alejandra Ongaro.
“Me gustaría declarar; sostengo lo mismo desde un principio”, indicó el acusado y aceptó además someterse a las preguntas del fiscal Walter Martos, en representación del Ministerio Público Fiscal; de la abogada Paula Arrigone (patrocinante por el lado de la querella) y de su abogado defensor, Gastón Gómez.

Declaración.
“El día 9 de diciembre de 2017, el día que me fueron a buscar por el hecho que me están acusando, me levanté, estuve con mis padres y les pedí que me lleven a buscar una moto que habíamos comprado con mi actual pareja”, señaló.
Carra no hizo más que dar su versión de lo ocurrido aquel día; y en todo momento se manifestó fuera de la escena de los hechos. Incluso sostuvo que en el lugar donde retiró el rodado “tienen cámaras -de videovigilancia- que las ofrecí como pruebas”.
Antes de ser detenido, Carra se detuvo en una estación de servicio donde compró combustible para la motocicleta y de ahí se dirigió a la casa de sus padres -donde él vive- y pasó la mañana junto a su pareja y sus progenitores.
“Sostengo lo mismo que declaré el mismo 10 de diciembre”, fecha en la que la Justicia lo acusó formalmente de la causa caratulada como “incendio ocasionando peligro de muerte a terceros”.
Durante el interrogatorio, el acusado contó pasajes de su vida, su actividad como militar voluntario e hizo hincapié en la relación que llevaba con sus hijos, sobre todo con el de 7 años, quien luego de los hechos acaecidos en diciembre fue sometido a una Cámara Gesell.
El niño, el día del incendio, habría manifestado a su abuela “levantate que te vas a morir. El Brian prendió fuego el sillón y se está quemando todo”.

Relación conflictiva.
“Esto que estoy viviendo ahora, enterarme que mi hijo pasó por este incendio es lo que más bronca me da, por no poder hacer nada. Y me duele que me hayan sacado a mis hijos”, dijo Carra, haciendo referencia a la relación conflictiva con su ex pareja, con quien tuvo que atravesar ya varias acusaciones y citaciones en la Justicia.
“Me ha denunciado, y yo he desmentido, porque eran falsas acusaciones, y me he presentado en todo momento”, aseguró. Ante la consulta de su abogado, Carra sostuvo que en la mañana del sábado 9 de diciembre “en ningún momento estuve en la casa -de Pestalozzi al 1035-“.
El martes pasado, el acusado accedió a oír las declaraciones de su hijo en Cámara Gesell. En este sentido sostuvo que “lo que escuché es feo. El nene dice muchas cosas; pero yo lo sentí asustado. En una de las partes cuenta lo que pasó, y yo estoy seguro que mi hijo está presionado”.

“Quiero que se haga justicia”
Micaela Cuta, la ex pareja del acusado, también prestó declaración. La mujer, que vivió poco más de cinco años con Carra, participa además en la causa como querellante. Solicitada por la Fiscalia, Cuta hizo referencia a su convivencia con el imputado, y la definió como “una convivencia muy mala. El tomaba, era violento con los nenes y cuando nos separamos me hizo la vida imposible”, indicó. En este sentido recordó lo ocurrido el día del incendio; aunque no supo precisar cuestiones ligadas al horario en que tuvieron lugar los hechos, puesto que ella vivía en una casa contigua a la siniestrada, en el fondo; y que cuando se despertó “ya había policías y bomberos. Para salir de la casa tuvimos que pasar por el tapial y salir por un terreno baldío”, recordó.
Entre lágrimas la joven contó detalles también sobre su hijo, que desde aquel entonces hasta ahora, “tiene problemas para socializar, no habla, en la escuela no pueden enseñarle nada porque no habla. Y además está bajo tratamiento”.
Luego de su declaración tocó el momento de que otros testigos y allegados hicieran uso de su palabra. Los testimonios fueron requeridos tanto por el fiscal como por la defensa y serán tenidas en cuenta -o no- durante las jornadas siguientes.

Investigan un abuso
En un pasaje de la declaración de Cuta, la joven hizo referencia a una denuncia por un supuesto abuso a uno de sus hijos. Ante esta situación, el fiscal Martos aseguró que la investigación de esta causa se inició el pasado mes de enero y que está a cargo del fiscal Raúl Miguez. El niño deberá declarar nuevamente en Cámara Gesell, pero una especialista sugirió que pase un tiempo prudencial hasta ese testimonio debido a que aún tiene secuelas por los sucesos ocurridos en diciembre.