Encontraron una culebra en una reserva natural

El pasado domingo, en la Reserva Natural Benicio Delfín Pérez de General Pico, apareció una serpiente culebra. Desde la Dirección de Espacios Públicos dependiente de la Secretaría de Planificación y Gestión Urbana expresaron que se trataba de un ejemplar inofensivo para el ser humano.

Ramiro Vicente, a cargo del área, indicó que “se trataba de una culebra de la especie Erythrolamprus poecilogyrus o vulgarmente denominada ‘Culebra Verde y Negra’ o ‘Culebra Sapera’. Como todo ofidio que vulgarmente se denomina culebra, es inofensivo para el ser humano”.

El funcionario destacó que a partir de febrero del año próximo se verán mayor cantidad de ejemplares juveniles, debido a que es la época del año donde nacen de los huevos. “El hábitat natural de esta especie de amplia distribución en Sudamérica son los pastizales húmedos cerca del agua. Su alimentación se compone principalmente de sapos y ranas, lagartijas, peces y en estadíos juveniles también insectos. Por lo tanto va a ser habitual encontrar este ofidio en todo el predio de la reserva y en todo otro pastizal de zona baja de la ciudad, pero se insiste en que no representa peligro alguno para los seres humanos ni mascotas”, sostuvo.

Edgardo Martín fue quien encontró a la culebra en un camino interno de la reserva. Es empleado municipal, vive en el predio de la reserva y es el encargado de la misma. Desde el municipio informaron que todo el personal que desarrolla tareas en el predio de la reserva natural fue capacitado en un curso que anualmente dicta la Facultad de Ciencias Veterinarias de nuestra ciudad. El 27 de agosto pasado concurrieron a la capacitación denominada “Animales ponzoñosos peligrosos para la comunidad”, donde se los capacitó en el reconocimiento de especies peligrosas de las que no lo son de arañas, alacranes y ofidios. “El personal sabe que en caso de encontrar uno de estos, si los reconoce como es en este caso, se lo traslada a otro sector de la reserva, para evitar que la maten”, dijo Vicente.

Asimismo, añadió que “durante la primavera y el verano, que es el momento en que se las ve, es habitual encontrar gran cantidad de ejemplares muertos a propósito con palazos, hachazos o pisadas con vehículos, por el simple hecho de desconocer que es un reptil inofensivo”. Por otra parte, Vicente recordó que “quienes asisten a la laguna visitan una reserva natural, donde uno de los objetivos es conservar esa unidad de paisaje con todos los componentes bióticos y abióticos en las interrelaciones naturales que se presentan, deben compartir este hábitat que tomamos prestado por un rato sin provocar daño a la fauna y flora del lugar”, finalizó. (Fotografía: Flickr) (Imagen ilustrativa)