“Es la cuarta expulsión de científicos”

DESPEDIDO

“Evidentemente Lino Barañao era un chiste malo, una ironía”, disparó, sarcástico, el joven científico pampeano Mauro Greco la semana pasada durante un programa especial del canal televisivo C5N dedicado a personas que han perdido su trabajo en el último tiempo. Su reflexión vino a cuento de que la misma persona que antes impulsó el crecimiento del sistema científico argentino y el desarrollo del Conicet, forma parte del gobierno que ahora lo está achicando.
Mauro Greco es oriundo de Santa Rosa y desde 2002 está radicado en Buenos Aires, donde se trasladó para cursar la Licenciatura en Comunicación de la UBA. En 2009 se recibió y ese mismo año se postuló para una beca doctoral de Conicet a la que accedió en 2010. En 2015 obtuvo su título de doctor con una investigación sobre la responsabilidad colectiva durante la última dictadura militar, en particular el vínculo entre la sociedad civil y el gobierno militar.
Tras ello se postuló a una beca postdoctoral de Conicet, a la que también accedió. Esa beca finalizará este año. El tema de investigación es una continuidad de la línea anterior y está centrada en la revisión de documentos existentes en el Archivo General de la Nación.
El paso siguiente, casi previsible, era el ingreso formal a Conicet, a la carrera de investigador científico. Sin embargo, el recorte aplicado por el gobierno nacional, dejó a Mauro fuera de esa institución, lo mismo que a casi 1.000 jóvenes argentinos en condiciones similares a las suyas.

Sin trabajo.
El martes 7 de agosto, con motivo del día del patrono del trabajo, el canal C5N produjo un programa especial denominado “El San Cayetano más triste: sin pan y sin trabajo en muchos casos”, con seis entrevistados en el estudio convocados en su calidad de despedidos. Entre ellos estaban Silvia Nassif y Mauro Greco, ambos ex becarios posdoctorales del Conicet. Los otros cuatro eran despedidos del hospital Posadas y de la agencia de noticias Télam.
Nassif y Greco integran un colectivo de casi 1.000 becarios posdoctorales de Conicet que vieron cercenadas sus posibilidades de ingresar a la carrera de investigador científico por el ajuste presupuestario que viene aplicando el gobierno nacional. “Es recurso que se echa a la basura; muchos compañeros se han al exterior, pero otros queremos quedarnos en el país”, reflexionó el joven pampeano cuando la periodista le dio la palabra.
El joven señaló que el plan de ciencia y técnica Argentina 2020 “no aseguraba pero sí establecía ciertos marcos de previsiblidad de que si uno hacía todo lo que tenía que hacer, como cursos, seminarios, aprobar monografías y tesis, quizá no en la primera vez, ni en la segunda pero si en algún momento, vos ibas a ingresar a planta permanente de Conicet”. Esa era la expectativa de todos ellos.
“Eso se rompió con este gobierno, se está rompiendo el sistema de ciencia y técnica en Argentina, estamos viviendo un ajuste…”, apuntó Greco.

-Siendo que el ministro de Ciencia es el mismo del gobierno anterior.
-Es el mismo nombre y el mismo apellido. Evidentemente Lino Barañao era un chiste malo, una ironía. Está defendiendo políticas inversas.

El sistema científico en Argentina tuvo un período de crecimiento entre 2004 y 2015, “con problemas y con límites, pero eran problemas de crecimiento”, afirmó el entrevistado. “Lo que estamos viviendo de 2015 en adelante, y fundamentalmente en 2016, son problemas de acorte y de ajuste en el sentido de expulsar muchos científicos y científicas”.
“Esta es la cuarta vez que se expulsan científicos en Argentina”, repasó Greco. “Primero con Onganía, después con la dictadura, después con el menemismo y ahora es la cuarta. O sea, este gobierno tiene el mérito de entroncarse en la tradición de dos gobierno autoritarios y un gobierno liberal”, comparó.
El recorte presupuestario que impuso el gobierno de Mauricio Macri “no es solo en ciencias sociales y humanas, sino que es un recorte integral. Se está recortando en todo el sistema científico, y dentro de las ciencias blandas, se están recortando ciertos temas, y no es casual, como pasado reciente, género y economías locales o pequeñas, economías agrarias”.
“El problema tiene muchas aristas”, sostuvo Greco. “Por un lado, a nosotros nos formó el Estado y ahora prácticamente nos expulsa, porque este gobierno está privilegiando otros sectores de la sociedad”. Por el otro, son líneas de investigación que se interrumpen, y que después es muy difícil recuperar.

Esperando el llamado.
Mauro confesó que, al igual que muchos de esos mil becarios postdoctorales, sus miradas están puestas fuera del país ante la imposibilidad de ingresar al Conicet o de encontrar trabajo firme en alguna universidad argentina. “Hace un mes que estás pendiente de las llamadas de afuera para ofrecernos trabajo…”, reconoció el joven.
El panorama en las universidades nacionales también está muy complicado. En la UBA, Mauro está como docente ad-honorem en un seminario; la designación que tiene en la Universidad de Moreno finalizará este cuatrimestre -además de que los pagos son irregulares-, y de momento lo único estable son dos materias en la Universidad Nacional de La Pampa, Teorías y Prácticas de la Comunicación II y Metodología de la Investigación en Comunicación I, ambas de la Licenciatura en Comunicación Social.
“En mi familia siempre se apoyo el estudio, pero si el Estado no hubiera estado presente, no hubiéramos tenido posibilidad de hacerlo”, destacó el joven. Su papá, Juan Greco, fue dirigente de la Cámara de Comercio santarroseña y actualmente se desempeña en la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia. Su mamá, Silvia Rodríguez, también tiene estudios universitarios avanzados y es hija de Juan Cristóbal Rodríguez Kessy, una persona que tuvo una importante trayectoria social y política en nuestra ciudad.
“Yo pude estudiar y hacer mis posgrados porque había un Estado presente que financiaba la educación de las clases populares y que después armó una política de Ciencia y Técnica”, reflexionó el profesional. “Pero si después ese mismo Estado no genera puestos de trabajo para ese recurso, se están dilapidando esfuerzos”, sentenció.