“Es la primera vez que veo esto”

COMIENDO DE LA BASURA

La fuerte crisis económica del país sigue golpeando a los sectores más humildes. En esta localidad los vecinos se volvieron a sorprender cuando la dueña de una rotisería, ubicada en pleno centro, fotografió a un joven de unos 18 años buscando comida en un canasto de residuos ubicado frente al comercio.
Hace pocos meses la historia se repitió cuando un niño de no más de 10 años, llegó durante la madrugada a una panadería en búsqueda de un trozo de pan. En esa oportunidad le dijo al dueño que la familia no tenía dinero para alimentar a todo el grupo.
Este último caso ocurrió el fin de semana cuando un joven con una mochila comenzó a abrir las bolsas de residuos en búsqueda de alimentos. La mujer que fotografió el momento dijo: “Tengo 40 años y es la primera vez que me toca ver esto. Pensé que esto ocurría solo ocurría en las grandes ciudades”.
Otros pobladores que se comunicaron rápidamente con esta corresponsalía coincidieron en decir: “El presidente (Mauricio Macri) nos está matando a todos de hambre y quieren seguir ocultando todo, que este es el camino correcto de la economía, hoy no solo no podemos pagar los servicios, ahora tampoco comer. Con el sueldo ya no llegamos ni a la primera quincena del mes”.
Según algunos testigos ocasionales el muchacho ingirió restos de comida en el lugar donde estaban las bolsas y luego guardó restos de alimentos en su mochila y se marchó.

“Situación delicada”.
Desde el municipio local (gobernado por Cambiemos), si bien por el momento nadie salió a responder por estos casos, reconocieron el aumento de la demanda social en el último tiempo en la localidad.
En junio, la secretaria de Desarrollo Social de la municipalidad local, Silvina Lange, señaló que en los últimos meses de incrementó la demanda social, ante la falta de trabajo. “La situación social es delicada, se incrementó la solicitud de trabajo sobre todo por parte de los hombres, hay mucha gente que perdió su fuente laboral”, dijo en esa oportunidad.
“Ahora hay más gente, sobre todo hombres, que se anotan y piden trabajo para el corralón municipal. A través de diversos programas tratamos de cubrir las necesidades así pueden pagar los servicios, salud, o las necesidades básicas. Es una forma de ir apaleando la situación”, agregó la funcionaria.

Falta de trabajo.
La imagen tomada al muchacho buscando comida en las bolsas de residuos demuestra que hay una franja de personas de mayor edad, entre los 17 y 20 años, que no tienen trabajo, ni dinero para cubrir la alimentación diaria.
Desde el área de Desarrollo Social se informó que cuentan con un estudio social de las personas que necesitan ayuda, cada familia tiene una carpeta y se trabaja en forma permanente, en red con otras instituciones para cubrir las necesidades básicas de las familias.
“El presupuesto no alcanza realmente, es bastante difícil trabajar sin dinero, pero tratamos de paliar la situación”, explicó Lange.
También se conoció que en las últimas semanas algunos obreros fueron despedidos por los comerciantes que también se ven afectados por las bajas ventas. El desempleo también se trasladó a las mujeres que trabajan por hora realizando tareas de limpiezas en los hogares.