Inicio La Pampa "Es un codo aciago de la historia"

«Es un codo aciago de la historia»

INVESTIGADORA PAMPEANA ALERTA SOBRE LA SITUACION DEL CONICET

La prestigiosa socióloga e historiadora pampeana Dora Barrancos, quien presentó su renuncia al directorio del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) tras nueve años de mandato, alertó sobre la crítica situación que vive el organismo científico argentino: «Hoy el presupuesto del Conicet es el equivalente al de 2006, 2007, y con la estampida de la inflación estamos sin poder atender al funcionamiento de las unidades que dependen del ente».
Tal como lo había adelantado públicamente a principios de año, la investigadora pampeana dejó la institución, tras nueve años y dos mandatos cumplidos. A finales de mayo del año pasado, el investigador Mario Pecheny fue elegido para tomar su lugar en el directorio por el área de Ciencias Sociales y Humanidades, al mismo tiempo que Alberto Kornblihtt resultaba el más votado por el área de Ciencias Biológicas y de la Salud. Sin embargo, a casi un año, el presidente Mauricio Macri no ha firmado sus nombramientos
La dimisión de Barrancos del organismo científico estuvo acompañado de un marco muy emotivo, ya que sus colegas, quienes reconocieron lo realizado durante su gestión, la despidieron con aplausos. «Fue muy emotivo», reconoció la socióloga, quien explicó que el principal motivo de su renuncia fue justamente que, a un año de haber culminado su mandato, aún no habían puesto en funciones a Pecheny en el Directorio.
«Ya se trataba de una presencia mía ilegítima y algo había que hacer para que se den cuenta que el rey está desnudo, porque sino ese clima de convivencia es un clima de acatamiento sumiso y eso no está en mi genética», admitió Barrancos, y añadió: «Fue muy doloroso tomar la decisión porque queda vacante la representación, lo que es grave porque esto puede estar significando una mayor avería».

«Descontando puntos».
Al abordar la situación que hoy se vive en el área Ciencias Sociales y Humanidades dentro del Conicet, la investigadora alertó: «Nuestra ciencias han venido descontando puntos porque ha habido una determinación poco estratégica y desacertada del directorio en disminuir la oportunidad de vacantes para los temas generales y las ciencias básicas».
En ese sentido, dio a conocer que aproximadamente el «50% de las becas, en los últimos años, se estaban dando a los llamados temas estratégicos y que están, para mi gusto, muy articuladas con lo que serían expectativas pragmáticas inmediatas. Acá, en estos temas, se omite la presencia de las ciencias humanas».
Ante este escenario, advirtió: «Ha habido una subrepresentación creciente de este campo de estudio y una depreciación del mismo, donde ha sido menguado las oportunidades de acceso a la carrera de investigador» a los científicos sociales.

– ¿Qué momento es este en la historia de la ciencia en Argentina?
– Es un codo aciago de la historia y estamos en el vértice. Creo que estamos en una cuenta regresiva y en un momento muy doloroso. Sin ciencia y tecnología no hay desarrollo de país. Es absurdo que quieran convencer a la gente de otra cosa .

Para graficar la situación en que se encuentra el organismo, Barrancos reveló que el presupuesto con el que cuenta hoy el Conicet «es el equivalente al de 2006 y 2007», y que «con la estampida de la inflación estamos sin poder atender el funcionamiento de las unidades que dependen del organismo».
«Esto es lo que originó el patetismo de esta joven (Marina Simian) que tuvo que ir a la lotería de la TV», cuestionó la historiadora, quien señaló que «hubo una infeliz coincidencia (con este hecho) porque mi renuncia estaba resuelta hace unos meses. Había dicho públicamente que iba a quedarme en el Conicet sólo hasta el momento de que se cumpliera un año de la elección de mi sucesor».

– En este contexto, ¿cuál cree que es el papel de Lino Barañao?
– Yo me he impuesto no hablar de las personas, de los actores particulares, mi saga opositora es contra las políticas de ajuste.

«Muy sagaz».
Consultada sobre el rol de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, Barrancos la calificó como «muy sagaz e inteligente», al mismo tiempo que la definió como «una dirigente de enorme talento y que es uno de los cuadros más importantes que tiene la política en América Latina».
Sobre la expresa crítica en los medios de comunicación hegemónicos, autores del relato «antikirchnerista», la investigadora afirmó que «entre las peores incomodidades que produce la ex presidenta es su arrollador talento, eso es insoportable para ciertos comunicadores». Y agregó: «Es una figura de enorme coraje y eso es un mal síntoma para sus detractores».

– ¿Qué hay de cara a las elecciones de octubre?
– Hay que hacer, hacer y hacer, para que el mes de octubre sea la gran oportunidad de dar vuelta y enderezar este codo. De poner una línea recta en el sentido de unas nuevas políticas de mercado interno, de desarrollo y de inversión.

– ¿Por qué cree la ex presidenta Cristina Kirchner, el otro día en la presentación de su libro, trajo a colación al empresario José Ber Gelbard?
– Debo decir que la ex presidenta fue muy inteligente y sagaz, trajo en su discurso a lo que es una síntesis a una cierta voluntad de autonomía, de regencia, de aporte de lo que antes llamábamos la burguesía nacional, que siempre ha sido viscosa, pero justamente Gelbard era el burgués que apostaba a la producción y a la inversión.

Y advirtió: «Ya en el mundo no hay capitalistas productores, hay capitalistas especuladores. El capitalismo se ha corrido completamente a su faz más nociva que es el aspecto financiero. Con esta acotación, creo que Cristina lo que quiso hacer es tocar con una vara muy cortita al empresariado argentino tan enajenado como nunca».
«Enajenado en el sentido de que hizo una apuesta a sabiendas de que vendría un efecto destructor del mercado interno. Eso estaba en el proyecto (económico del gobierno de Cambiemos), esto no es nuevo. ¿Quién se puede sorprender de que venía una apuesta antiproductiva?», explicó finalmente la pampeana.

Cortez y los cascarudos.
Aunque residió gran parte de su vida en Buenos Aires, la prestigiosa científica tuvo un breve paso por territorio pampeano en donde nació y vivió durante su infancia, la cual compartió con otro gran exponente de la historia provincial: el cantautor Alberto Cortez, recientemente fallecido.
Dora Barrancos nació en la localidad de Jacinto Arauz y luego se trasladó a suelo bonaerense: Pigüé. Tras unos años, regresó a la provincia pero esta vez se radicó en Rancul hasta 1951, donde su padre desempeñó funciones como director de la escuela del pueblo. «Allí tengo mis recuerdos más nostálgicos», reconoció la investigadora, mientras relató una llamativa anécdota.
«En Rancul de niña hacíamos juegos durante la noche pálida de La Pampa, incluido Alberto Cortez», reveló Barrancos, y contó entre risas: «Uno de nuestros juegos era mover cascarudos y ponerlos en fila. Imagínese, jugábamos con estos insectos».