“Es un río muy rápido y muy duro”

UN ABOGADO PIQUENSE CONTO SOBRE SU TRAVESIA EN KAYAK POR EL "INNAVEGABLE" BERMEJO

Bruno Portis, a bordo de una embarcación básica, navegó 1.400 kilómetros desde Aguas Blancas (Salta) hasta Corrientes. Su próximo viaje podría ser en Europa o por la costa Argentina desde Río de La Plata hasta el Faro del Fin del Mundo, en Tierra del Fuego.
El abogado piquense Bruno Portis llegó a principios de semana a la ciudad luego de haber navegado durante poco menos de un mes el río Bermejo a bordo de un kayak, y contó las sensaciones que tuvo y sus próximos planes. Además dio cuenta de los peligros que atravesó, mucho mayores a los que tuvo que afrontar en su viaje anterior por el río Paraná. En este sentido dijo que el clima fue muy hostil y que la sombra del narcotráfico merodeaba por el lugar.
El 28 de diciembre pasado, el pampeano partió desde Aguas Blancas (Salta), en el límite con Bolivia, en el marco de la segunda etapa de su “Expedición Libertad”. La travesía duró 23 días, durante los cuales navegó en kayak 1.400 kilómetros por el río Bermejo hasta llegar a la ciudad de Corrientes.
Mientras ya piensa en su próximo viaje, en diálogo con LA ARENA dejó algunas sensaciones de la travesía que culminó hace pocas semanas, se mostró maravillado con la fauna silvestre del lugar, con la que convivía cuando bajaba a la costa a hacer noche, y señaló que bajó menos cantidad de kilos de la prevista.
“El viaje duró 23 días, mucho menos de lo que pensaba. Fue más rápido porque el ambiente era un poco extraño. Tenía la idea de quedarme una semana con los wichis pero cuando llegué pensaron que era un ‘padrino’, una persona que les lleva cosas, y como el clima era medio raro me fui enseguida”, relató.
“El tema de la gente estaba muy complicado, siempre con tensión y por eso fue más rápido. Más que remar, los primeros días tenía que frenar, porque el Bermejo es muy rápido, muy duro y en verano es innavegable. Pude llegar a mi límite, que fueron ocho días de remar entre 12 y 14 horas todos los días”, contó.

Río indomable.
Portis se refirió a lo dificultoso que resultó la navegación en el Bermejo y más con un medio de navegación que no es el aconsejable para este tipo de viajes.
“No hablé mucho antes de salir porque no sabía si lo iba a terminar. De todos los viajes sabía que este iba a ser el más difícil, porque en verano es un río innavegable. La gente que sabe de navegación te dice que el Bermejo en verano no se toca, porque es innavegable. Yo sabía cómo venía la mano, pero logré navegarlo en solitario en un kayak SOT. Ni las lanchas a motor se meten, y yo lo hice a remo”, dijo.
En el mismo sentido, explicó que para este tipo de expediciones se requiere de kayak más sofisticado del que tiene. “Necesitas un kayak de travesías, porque yo usé un kayak SOT, que es algo de paseo o para ir pescar. Hablé con gente que me decía que intentó hacerlo en verano al Bermejo con kayak de travesía, y los tiró, los quebró. El que usé yo es bueno pero no está hecho para travesías, aunque si le ponés ganas podés hacer lo que quieras con cualquier cosa”, explicó.

Tras la libertad.
Portis es abogado y atiende su propio estudio jurídico en General Pico, además de desempeñarse como docente en colegios secundarios de la ciudad. Sin embargo, el año pasado diagramó su “Expedición Libertad”, de la que dijo que consta de seis viajes y que tiene como objetivo alejarse del estrés, de la constante requisitoria telefónica y de las obligaciones laborales diarias, para estar un poco más cerca de esto que tanto disfruta.
A diferencia del viaje anterior que hizo en el Paraná, contó que en esta travesía los peligros y los riesgos fueron mucho mayores, en parte porque “la sombra del narcotráfico está siempre latente”.
“La gente que me cruzaba, en lugar de acercarse se alejaba. Me decían: “Tené cuidado con que te encuentren en el río”. Los peligros fueron mucho más grandes y creo que no hay mejor profesor que el miedo, que sentirte que sos chiquitito. Cuando estás en el río o en el mar, con calor, hambre, sed, te das cuenta que no sos nada, que sos muy chiquito”, contó.