Inicio La Pampa "Es un sistema que ya está instalado"

«Es un sistema que ya está instalado»

INVESTIGACION PERIODISTICA SOBRE LOS "TROLLS" Y LAS "FAKE NEWS" EN LAS REDES SOCIALES

«El combustible para que los trolls funcionen somos los propios usuarios», aseguró la docente universitaria y periodista Mariana Moyano, al referirse al uso de las redes sociales en la política y, específicamente, al partido gobernante de Cambiemos. «No son todos pagos», advirtió Moyano, quien explicó que ya hay un «sistema instalado» donde las personas «reproducen» el odio de los trolls «de manera gratuita».
La ex panelista del programa «6, 7, 8», presentó semanas atrás su nuevo libro «Trolls S.A. La Industria del odio», donde indaga sobre el mecanismo del «troleo». Allí hizo foco sobre cómo se utiliza este sistema en la política que, tras avanzar en su trabajo, reveló que se encuentra ya instalado entre los propios usuarios, quienes son «el combustible» para que los «trolls» funcionen.
En diálogo con Radio Noticias, la periodista explicó qué la llevó a escribir sobre los «trolls», tema del que si bien se habla mucho en la opinión pública hay pocas certezas: «Venía pensando sobre ellos hace tiempo porque es lo mismo que pensar los medios de comunicación. Me fui dando cuenta de que la discusión sobre éstos estaba saldada, pero no en las redes sociales».
Ante esta revelación interna, Moyano dijo que la editora Planeta le propuso esta temática como tema para un nuevo libro, a lo que ella aceptó. Pero en el camino, el espectro del trabajo se fue haciendo más amplio. «Empecé por ahí y después me di cuenta que toda ‘granja de trolls’ era apenas la punta del iceberg de lo que para mí es el mayor experimento que se ha hecho en la historia en la humanidad, porque nos abarca a todos», detalló la periodista.

-¿Cuál es el origen de esto, quién lo inventó?
-Ese es parte del problema. Esto obviamente arranca en el mecanismo de utilización de las redes sociales cuando era algo marginal, cuando en internet había una comunidad anárquica pero pequeña, a fines de los 80′ y los 90′. Era algo incipiente y no masivo como hoy.

Entrega voluntaria.
«Ahora lo que pasa es que tenés una mezcla de empresas poderosísimas. Para que se den una idea, entre Google y Facebook se reparten el 75% de todo el dinero mundial que se usa en publicidad, y el otro 25% en los principales medios de comunicación», graficó la docente al realizar el paralelismo sobre cómo es la situación actualmente, a lo que alertó: «Todavía no tomamos dimensión de lo que significa».
«Digo que es parte del problema porque no se puede señalar con el dedo a ver quien empezó, es una cadena de sucesos y de intereses también. Y en realidad el combustible para que esto funcione somos los propios usuarios. Toda la información que hay en internet sobre cada uno, se la damos nosotros voluntariamente», manifestó.
Aunque muchos «utilicen un mecanismo de defensa en que uno dice: ‘bueno, yo uso las redes solo para leer’. Pero aunque sea sólo para leer ahí entras en el porcentaje de las estadísticas» dentro de internet, señaló Moyano, quien dijo que si bien «van variando» las cifras «aseguran que la mitad del mundo se contacta con una información a través de las redes».

«No son todos pagos».
Volviendo al tema del libro, Moyano admitió que los «trolls» fueron el motivador para escribir pero, en su desarrollo, se dio cuenta que había algo más detrás y que era necesario ponerlo en palabras: «Si yo me quedaba en lo que significa la utilización de los trolls y los mecanismos de redes sociales en el caso del PRO, que es el partido que mas uso le da, estoy sacando el problema de todos nosotros. Señalo un malo, me quedo en esa burbuja, y me quedo tranquilo, pero yo digo: no nos quedemos tan tranquilos porque el mecanismo está tan instalado porque en realidad nosotros reproducimos esa lógica del odio, de la furia y la agresividad, aunque no nos paguen».
«Ahora termina pasando lo que me dijo un día un funcionario: ‘eso no existe ahora, para qué vamos a tener más contratados si se puede tener gratis'», añadió.

Sistema instalado.
Ante esta afirmación, Moyano clarificó que los «trolls» en las redes «no son todos pagos», sino que hay algo más detrás de su funcionamiento, aunque no desmintió que no existan áreas, personas o servicios dedicados a instalar «fakes news» o agraviar a ciertas figuras de la escena pública contrarios al gobierno de Cambiemos.

-A esto, ¿efectivamente existe una oficina llena de computadoras donde hay una cantidad de personas que van dirigiendo la opinión en las redes?
-No exactamente así, ese es el tema. Sí hay áreas propias o tercerizadas donde se hace esa tarea, pero no es que hay oficinas propias al lado de Marcos Peña, donde dice «vamos a ir a pegarle a tal persona».

Ante este escenario, Moyano destacó que si bien «hay personas pagas», para que estos mecanismos en la red funcionen, se necesita del «odio» de otros usuarios que no forman parte de estas «granjas de trolls».
«Existen algunas cuentas que reproducen determinados insultos, argumentos o mentiras. Ahora, si fuera solamente eso, ese tema no podría instalarse en la red porque necesitaría contratar cien veces más para poder hacer esto», explicó.
«Ahí me hice la otra gran pregunta, ¿cómo puede ser que en cinco mil o diez mil cuentas esa ‘fake news’ pueda instalarse? Y ahí la línea entre el que lo hace pago y lo hace por mentira es difusa. Es una cuestión técnica, vos con cinco mil cuentas tuiteando lo mismo, no podés instalar un tema. Necesitás que esas cinco mil interactúen con otras cien mil para instalar el tema, y ahí te das cuenta que no todos son pagos».

Poder del odio.
Una de las conclusiones a las que llegó Moyano ante esa pregunta fue que, dentro de las redes, lo verdaderamente tóxico no son «las granjas de trolls» sino «el mecanismo para instalar la indignación» que está «totalmente instalado».
«Se usa el enojo más que la cantidad de cuentas. Están investigando de qué modo hacer para que las personas estén la mayor cantidad de tiempo en las redes sociales, entonces al estar más tiempo, nosotros nos enganchamos en esto que está pagado a propósito por un interés político», aclaró la periodista sobre cómo funciona el «troleo».
Pero, ¿cuál es la solución para no caer en este «sistema de odio»? Ante esa pregunta, precisó que una forma de «desactivar» estas «operaciones» en las redes es «ignorándolas y no contestarles».
«Hay una regla básica que dice ‘no alimentes al troll’. No le des de comer porque apenas le das entidad esa fuerza crece, hay una capacidad en el troleo de no parar la discusión, están para quebrar argumentativamente al adversario», finalizó.

Cristina y Pichetto
Al analizar el campo político y la conmoción que en algunos sectores de la política generó el anuncio de Miguel Angel Pichetto como vicepresidente en la fórmula con Mauricio Macri, la periodista detalló que «más que criticarlo», a ella la «preocupa» porque es «una espada muy importante en el Senado» y que, ante los embates de llevar a Cristina Fernández de Kirchner a prisión fue el legislador quien «utilizó la ley correctamente para que Cristina no vaya presa de un modo ilegal».
Por otro lado, sobre la figura de CFK, Moyano la calificó como «la mujer más importante en la política», por lo cual fustigó la última tapa de la revista Noticias, donde «se la denigra como mujer».
«Esa portada es una aberración más. Que tiene la doble lectura, por un lado, de la humillación de Cristina en su condición de mujer madre, y por otro la denigración de dos dirigentes como si fueran los hijos de», concluyó la periodista.