domingo, 15 septiembre 2019
Inicio La Pampa "Es una cuestión de vida o muerte"

«Es una cuestión de vida o muerte»

AGROQUIMICOS: RESPONSABILIZAN AL MUNICIPIO DE DESOBEDECER ORDENANZA

(Winifreda) – La población winifredense continúa sensible tras la publicación en las redes sociales de un video en el que se ve a un avión fumigando un campo lindero al pueblo y ubicado frente a una vivienda familiar. Una situación que podría repetirse más aún ante el avance de los nuevos loteos urbanos hacia la zona rural. Hoy ya se observan viviendas construidas frente a campos productivos, calle de por medio.
«Me da un poco de lástima o desazón pero no me llama la atención», fue la apreciación del concejal de Propuesta Frepam, Mario Corredera, sobre el suceso que alarmó a los vecinos el sábado a la mañana. Seguidamente recordó que durante la gestión municipal anterior, encabezada por la ex intendenta Marta Berg, se promulgó la ordenanza que regula la aplicación de los agroquímicos. Esa norma creó una «Zona Buffer» o de transición comprendida desde la última línea de construcción de la Zona de Resguardo Ambiental (área residencial) hasta los 500 metros posteriores. En ese perímetro se permitirán aplicaciones terrestres, con una receta fitosanitaria cuya preparación será controlada por un agente fitosanitario municipal a quien se le deberá avisar con 48 horas de anticipación para que pueda verificar in situ las derivas.
Hasta los mil metros de la ZRA no se permitirán aplicaciones aéreas. «Esa ordenanza se estaba cumpliendo incluso se había designado como agente fitosanitario municipal a Lucrecia García, quien ahora es ingeniera agrónoma. Como toda legislación nueva generaba ciertos resquemores pero era mejorable y conllevaba una cuestión de costumbre por parte de los aplicadores», consideró.
Ni bien asumió la intendenta Adriana García «esa ordenanza queda sin efecto. Personas muy allegadas a mí y que tienen campos cerca del pueblo querían hacer una aplicación, compraron productos y prepararon la receta que les indicó un ingeniero agrónomo. Cuando llega la persona al municipio a solicitar autorización le dicen que fumigue tranquilo, que nadie le va a decir nada porque no había más agente fitosanitario ni nadie que le recibiera esa receta e hiciera la correspondiente ficha. Quedó desolado porque no lo dejaban cumplir con la ordenanza, es decir el propio municipio la desobedece al igual que otras».
Su bloque presentó un pedido de informes al Ejecutivo Municipal el cual nunca fue respondido y planteó el asunto ante sus colegas del Partido Justicialista. «Winifreda venía adelantado en este tema y retrocedimos», lamentó.

Uso a conciencia.
El repudio virtual al trabajo de la máquina aérea se hizo sentir. «Están envenenando al pueblo», publicó un vecino en Facebook. Ante esto se le preguntó a Corredera si la ejecución de la ordenanza es una cuestión de vida o muerte y respondió: «Soy un defensor de la utilización de los agroquímicos, creo que han mejorado muchísimo la producción en los campos. El tema es que si se los utiliza en forma inconsciente y se fumiga a los pueblos, a la gente, pueden generar problemas de salud y muy graves, entonces desde ese punto de vista sí es una cuestión de vida o muerte. Utilizándolos bien, a conciencia y respetando esta ordenanza se pueden evitar todos estos inconvenientes».
Con respecto al uso de agroquímicos dijo que «hace 50 o 60 años atrás no existían, pero hoy la economía de un pueblo, una provincia, del país o incluso de una empresa no se puede sostener sin buenos rindes y los agroquímicos son una pata fundamental, pero insisto utilizándolos a conciencia no tienen que causar ningún riesgo para la salud».

Juzgado de Faltas.
La policía de Winifreda recabó el testimonio del vecino Claudio Badini y después localizó al dueño del predio rural fumigado, quien les comentó que lo tiene arrendado a una persona de Santa Rosa, quien habría contratado al aeroaplicador. El expediente del caso fue elevado al Juzgado Municipal de Faltas a cargo de María Elena Vara. Badini subió un video a Facebook en el que se escucha el fumigador y se ve a la aeronave haciendo un vuelo rasante sobre los cultivos, levantando altura y pasando sobre la propiedad de quien en ese momento estaba filmando, donde gira para regresar al sitio donde realizaba la aeroaplicación. La matrícula de la nave es LV-BAH.