Escrache a Baraldini

El represor Luis Baraldini viajó sin custodia alguna a la Capital Federal, supuestamente, a partir de un permiso que el tribunal que lo juzga le concedió, dado que el ex militar así lo había solicitado hace aproximadamente un mes. Una pasajera que se cruzó con el que fuera jefe del grupo de tareas de la Subzona 14 alertó al Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos que organizó un escrache en la Terminal santarroseña, el cual se realizó ayer a primera hora de la mañana.
“En la mañana de este domingo 28 de octubre el Movimiento Pampeano por los Derechos Humanos se manifestó en la Terminal de Omnibus de Santa Rosa al arribo de un colectivo de larga distancia desde el cual descendía el ex jefe de policía de la dictadura Luis Baraldini. El MPDH fue advertido por una compañera que en la estación Retiro de la Ciudad de Buenos Aires subió al colectivo que la regresaba a Santa Rosa y observó que en una de las butacas estaba sentado el represor Luis Baraldini. El agravio toma mayor relevancia porque la compañera en su niñez fue víctima de manera indirecta pero muy cercana de la historia cruel de la sub zona 14 comandada por Baraldini”, informó el MPDH en su perfil de Facebook.
“El espanto de reconocerlo en el transporte público hizo que convocara inmediatamente al MPDH que acudió en acción directa para solidarizarse a la compañera quien revivió imágenes dolorosas de aquellas épocas oscuras. La visibilidad del escrache es para el movimiento una bandera de lucha por la memoria, por la verdad y la justicia y a la vez repudio del privilegio de quienes se creen impunes”, argumentó el Movimiento.

Un atropello.
Para la organización de Derechos Humanos el viaje sin custodia autorizado a Baraldini resulta un “atropello” que “sucede a pocos días de culminar un nuevo juicio por (delitos de) lesa (humanidad) y en donde Baraldini está siendo juzgado. Por último repudiamos la connivencia social hacia los genocidas y la falta de control estatal que garanticen el cumplimiento de las penas. Si no hay Justicia hay Escrache”.
En la terminal, Baraldini fue recibido por familiares. Ni en el micro ni en las terminales de Retiro y Santa Rosa se divisó custodia alguna por parte del Servicio Penitenciario Federal o las fuerzas federales. Los militantes de la APDH lo recibieron con un cartel que decía Genocida y le recordaron su condición de represor, torturador y secuestrador.

Prófugo en Bolivia.
El represor está acusado por 214 delitos de lesa humanidad, entre los que se cuentan asociación ilícita, secuestros y torturas cometidos por el grupo de tareas que él mismo comandaba desde su rol como jefe de la policía provincial. Actualmente, cumple su arresto en su casa gracias al beneficio de la prisión domiciliaria. Estuvo prófugo de la Justicia argentina en Bolivia desde el año 2003 hasta que fue capturado en 2011, por lo que pudo evitar su participación como acusado en el primer juicio de la causa Subzona 14 realizado en La Pampa en noviembre de 2010.

Denuncia.
El Movimiento de Derechos Humanos realizará hoy la denuncia correspondiente en la Fiscalía para que la Justicia revea la prisión domiciliaria de Baraldini, y para que no se le permita la libre circulación por la vía pública. “Queremos que se le revoque la prisión domiciliaria, o que por lo menos no circule más, porque las víctimas están expuestas a que se encuentren con él. Nosotros siempre luchamos para que los genocidas estén en prisión común, pero por lo menos ahora queremos protección para las víctimas”, explicó el titular del MPDH Víctor Giavedoni en diálogo con LA ARENA.
El dirigente social criticó la falta de control de la Justicia y del Estado por permitir que un condenado por delitos de lesa humanidad, que ya estuvo prófugo, pueda viajar sin custodia. “Pidió permiso para viajar a Buenos Aires. No sabemos el motivo por el cual se lo permitieron, vamos a solicitar al Tribunal que dé explicaciones”, advirtió.

Conferencia.
“Viajó con su hija, es un genocida, no sabemos si está armado, viajó en colectivo de línea. Es una persona que ya se fugó y la Justicia dice que no hay riesgo, es la doble vara que tienen. Tiene más seguridad Milagro Sala que Baraldini, que tiene 250 casos declarados que afirman, entre otras cosas, que él ordenaba a quién se iba a picanear y a quién no”, lamentó Giavedoni, quien reveló, además, que la mujer que identificó al ex jefe del grupo de tareas de la Subzona 14 en la estación de ómnibus de Retiro, la cual fue víctima indirecta del terrorismo de Estado, se encuentra “mal” y “shockeada” por la situación que le tocó vivir, y pidió por ahora que se preserve su identidad.
Por otro lado, hoy a partir de las 17 horas se realizará una conferencia de prensa en la sede del Movimiento Pampeano de Derechos Humanos-Sipren, ubicado en la calle Yrigoyen 469, para repudiar lo sucedido y brindar detalles de los alegatos que presentará la querella el día miércoles durante el juicio de la Subzona 14.