Escuela 221, de festejo

CELEBRAN 35 AÑOS DE VIDA

Estudiantes, padres, docentes y directivos realizaron una serie de actividades con el objetivo de conmemorar los 35 años de vida y de historia de la Escuela Nº 221 de la ciudad Santa Rosa. Hubo un acto alusivo, suelta de globos, saludos especiales y actividades que ayudaron a los estudiantes a aprender un poco más de la institución.
En 1983 en el barrio Aeropuerto, a través de un decreto provincial, abrió sus puertas una nueva escuela con el afán de facilitar a 300 niñas y niños de esa zona de la capital pampeana el acceso de la educación, que en muchos casos debían trasladarse a otros puntos de la capital pampeana. Hoy, 35 años después, el espíritu que se forjó con sus primeros años continúa intacto y los 600 alumnos que asisten al colegio, padres, docentes y directivos, estuvieron ayer para festejar el cumpleaños de la escuela.
“Fue un día grato de muchas actividades y festejo”, detalló la directora de la institución María Julia Regalado. La directora relató que la jornada contó con un acto conmemorativo, una suelta de 35 globos -uno por cada año cumplido-, el embellecimiento de las instalaciones, poesía y narraciones. “Siempre en el marco del horario escolar, aprovechamos los espacios para que los chicos trabajen y aprendan sobre el colegio”, comentó.
También hubo un momento para que chicos y docentes, cada uno a su manera, puedan brindar. “Los chicos transformaron su merienda con chocolatada y facturas en un brindis y los docentes tuvieron el suyo”, confió la directiva.

“Emoción”.
“Si bien los festejos no tuvieron mucha preparación, planificamos algunas cosas. El día jueves, día del aniversario, se inició con un aviso que sacamos en el diario recordando la fecha en la que el Gobierno Provincial inauguró formalmente la escuela en 1983”, indicó Regalado para reconocer seguidamente que fue una jornada de “mucha emoción”.
“Es un colegio que tiene una impronta y un arraigo grande con la ciudad”, señaló la directiva. Atribuyó ese rol gracias al proyecto escolar del que participan no sólo docentes, sino también estudiantes y padres.
Ahora, con un futuro por delante, la escuela espera seguir cumpliendo años y brindando educación. “Siempre recordando a todos los actores (estudiantes, docentes y directivos) que pasaron por la escuela y buscando desde allí seguir creciendo”, sentenció la directiva.

Voley.
Uno de las actividades que más visibilidad tiene el colegio santarroseño es la escuela de voley que se lleva a cabo en las instalaciones del colegio desde el nacimiento de la institución. Las prácticas están destinadas tanto a niños como a adultos apuntando no solamente al aspecto competitivo sino también a la recreativa, un lema que siempre se mantuvo vigente.