“Están en situación de supervivencia”

LA CAMARA DE COMERCIO DE PICO ANALIZO LA PROBLEMATICA DEL SECTOR

Miguel Suárez, titular de la Cámara de Comercio y Afines (CCYA) de General Pico, manifestó que los comercios de la ciudad están “en una situación de supervivencia”, dado los crecientes costos fijos que afrontan y la merma en las ventas y en las utilidades. Además indicó que la entidad perdió una buena cantidad de asociados, que deciden borrarse como una manera de achicar los gastos al suspender el pago de la cuota societaria.
“La situación está complicada, depende del rubro se siente más o menos, pero está todo en la baja. En algunas actividades se nota más que en otras y si bien todos los años bajan las ventas para esta época, este año bajó más que en años anteriores”, dijo.
Además agregó: “Al bajar las ventas y al aumentarte los costos de funcionamiento, se complica, porque al cliente no le podés aumentar tan fácil, no podes aumentar lo que necesitas porque venderías menos todavía. Nadie se anima a hacer los ajustes que se necesitan y ahí se nota más la diferencia porque te queda menos margen de ganancia. Por un lado tenés la merma de las ventas y por el otro lado, las mermas de las utilidades. Acá no hay formadores de precios, acá se traslada, y cuando estás en el medio, no podes trasladar tan fácil”.

Cierre de locales.
Suárez a su vez señaló que la situación económica actual llevó al cierre de locales comerciales, y dijo que aquellos que se mantienen, están “en una situación de supervivencia”.
“La situación está complicada. Hay comercios que cierran o van perdiendo la mercadería, se van comiendo lo que tienen. El comercio está en una situación de supervivencia y está más flojo que en otros años. Se están viendo algunos cierres. Quizá en otra época se ha notado más la caída, pero en esta oportunidad la gente está viendo cómo se las rebusca para tratar de aguantar. Tampoco tenés otras opciones, porque si cerrás no podes ir a buscar trabajo a otro lado, entonces la gente trata de aguantar lo más que puede”, manifestó.

Alquileres y socios.
Las dificultades son mayores aún para aquellos que deben afrontar el alquiler de un local para abrir su comercio, puesto que los valores son elevados y tienen un costo fijo muy alto para seguir en actividad.
“Los alquileres y los gastos fijos se reajustan. Además el aumento del transporte de la mercadería que comprás, también te lleva a achicar las utilidades”, explicó.
La crisis económica también afecta al funcionamiento de la Cámara, que perdió un importante número de asociados, que deciden darse de baja para ahorrarse la cuota de adhesión.
“Se nos han caído unos cuantos socios, si bien nos parece que no es una medida que les va a resolver el problema que tienen. El comerciante tiene que pagar una cuota en la Cámara, si bien no son grandes, aporta de acuerdo a las posibilidades porque tenemos mucha diversidad de comercios y uno no puede pagar lo mismo que el otro”, sostuvo.
Por último dijo que “lo importante es que estemos todos juntos por la fortaleza de la institución, para conseguir mejores beneficios y para saber cual es la problemática de cada uno. Más allá del valor de la cuota es importante que se siga el contacto, pero no todos lo analizan de la misma manera. Estamos en poco más de 300 asociados cuando tuvimos muchos más”.