“Esto es una batalla cultural”

ANALISIS DEL NEOLIBERALISMO DESDE UNA MIRADA PSICOANALISTA

Nora Merlín, psicoanalista y magister en Ciencias Políticas, aseguró que el neoliberalismo “a pesar de que es una ideología que atenta contra las mayorías” logró imponerse no sólo en nuestro país, sino también en la región, “porque se perdió la batalla cultural”. “El Estado perdió su concepción solidaria y comenzó a ser todo comprendido desde la lógica empresarial”, denunció la especialista.
El neoliberalismo no debe reducirse únicamente a su faz económica. Detrás de ésta ideología de mercado, también viene acompañado un movimiento cultural y social que tiende a justificar e instalar este sistema. Así lo explicó la psicoanalista, quien precisó, en diálogo con Radio Noticias, que el tema de discusión debe centrarse ahora en entender “cómo es que la gente eligió un sistema que los perjudica y por qué se perdió la batalla cultural”.
“El neoliberalismo es una ideología que atenta contra las mayorías, que implica la concentración de la riqueza, retroceso democrático, de derechos, y sin embargo avanza en el mundo”, alertó la especialista. Haciendo foco en la Argentina, según Merlín este sistema logró imponerse “gracias a que un conjunto de significados comunes que lograron ser instalados en la población, como por ejemplo, asociar al Estado benefactor a la burocracia, a gasto, a mantener vagos”.
“Pierde así su concepción solidaria, empieza a ser todo comprendido en la cultura con la lógica de la empresa. Esa mirada está llevando al extremo al individualismo más descarnado”, se lamentó. Y agregó: “el neoliberalismo es un sistema que está fundamentado en el engaño, en el marketing, en vender un producto a la gente. La meritocracia, como la ideología de la autoayuda, son fundamentos teóricos de este sistema basadas en técnicas de la mentira”.
Este tipo de miradas apuntan a alentar el individualismo o, en palabras de la especialista, “al engrandecimiento del yo”. “Eso es una falacia porque no hay sujeto sin el otro, no te podes constituir como sujeto si no hay una identificación con el otro. No es cierto que el hombre sólo puede, se necesita de que el Estado promueva la equidad”, señaló.
“Se han roto los lazos solidarios caímos en una suerte de indiferencia por el otro y así el neoliberalismo termina en un totalitarismo, comunicacional, económico, por ejemplo. Producto de esto se ha devaluado la política, la ideología y los partidos políticos”, analizó Merlín.

Democracia.
Ante el poder que adquirieron los grandes grupos concentrados a la hora de tomar decisiones en nuestro país, la especialista indicó que es necesario “volver a pactar la democracia” porque “estás de un lado o estas del otro, no puede ser que los CEO’s también estén del lado de la regulación del Estado”. “No es que no tengan cabida los sectores privados, pero sí tiene que estar todo pautado y regulado. No se puede estar desde los dos sectores, ser parte del gobierno y de los CEO’s”, criticó la especialista.

Resistencia.
Sin embargo, Merín celebró la resistencia de gran parte de la sociedad argentina a este plan neoliberal. “Este es un país problemático para el neoliberalismo ya que los sindicatos son fuertes y se ha politizado la cultura, algo que es muy importante”, explicó.
“Ahora estamos en medio de una batalla cultural que es injusta contra el poder corporativo que concentran la palabra porque estos medios condicionan el sentido común. El capitalismo y el neoliberalismo no sólo son económicos, son constructores de subjetividad y hay que luchar contra eso”, sentenció.