“Existe un plan perverso y organizado”

SUBZONA 14 II: YORIO SEÑALO QUE LAS VICTIMAS "MINTIERON"

El ex policía Antonio Oscar Yorio (72) cuestionó ayer la acusación de la fiscalía federal y planteó la existencia de un “plan perverso” en su contra, al declarar durante la etapa final del juicio de la causa Subzona 14 II en la que se investigan más de 200 delitos de lesa humanidad.
“La acusación fiscal es al menos llamativa. Hay manifiesta animosidad y falsedad en mi contra”, manifestó el represor, que está acusado por delitos cometidos en perjuicio de 31 víctimas durante la última dictadura cívico militar.
Dijo que las afirmaciones “livianas” atentan contra la garantía de defensa y luego se defendió sobre cada una de las acusaciones. Empezó con la denuncia del periodista Juan Carlos “Pinki” Pumilla. “Soy ajeno a su detención”, aseguró. “Ni siquiera sé dónde vive ni me interesa”.
Pumilla fue detenido en enero de 1976 y denunció que de ese operativo participaron Yorio y Hugo Marenchino. “Yo no trabajaba en la Primera, sino en la Unidad Regional. No tenía ni circunstancialmente tareas de detención o traslados, salvo el caso del siloísmo”, explicó Yorio.
Era secretario del jefe de la Policía, Luis Baraldini, también ejerció un “rol clave” en el aparato represivo y participaba en los interrogatorios a los secuestrados. En el primer juicio fue condenado a 12 años de prisión.
Afirmó que desde 1972 que pasó a la Unidad Regional no trabajó en la Primera hasta 1987. “Le preguntaría a Pumilla por qué mintió”, siguió el acusado Yorio durante su extenso testimonio de dos horas.
“No la vi detenida, nunca supe de eso. Podría haberme visto, porque la Unidad Regional era mi lugar de trabajo”, indicó sobre Cristina Ercoli, otra de las víctimas, agregando que “nunca interrogué a nadie que tuviera relación con la Subzona 14. No he maltratado a nadie, siempre respeté a las personas”.
Por otro lado, cargó contra Alberto Larrañaga, víctima, indicando que “mintió” en la acusación y sobre Raquel Barabaschi, víctima querellante, dijo que “me hizo una acusación gravísima; yo no la vi en mi vida hasta 2010” cuando se realizó el primer juicio de la Subzona 14. “Eso es cinismo puro, sabía que mentía”, añadió.
Con respecto a la detención de miembros siloístas, señaló que respondía a órdenes del juez federal Walter Lema y sobre Alejandro Andrada, quien declaró en el juicio, manifestó que “miente”. Y amplió: “No debería considerarse delitos de lesa humanidad, porque no hubo otra intervención más que la Justicia, y si el juez cerró la causa, consideramos que está bien”.
Yorio comentó que su designación en el grupo de tareas de la Subzona 14 “fue simbólica, nada más” y destacó: “Esa constitución de grupo nunca fue puesta en ejecución, quedó ahí y supongo que ha sido simbólica para todos los involucrados”.
Dijo que “nunca” participó de reuniones con militares de alto rango. “Jamás realicé ningún tipo de procedimiento, estaba totalmente ajeno. El superior ordena y el subalterno cumple, nunca cumplí una orden que transgrediera la ley penal”, agregó.
Siguiendo en esa defensa, indicó que “existe un plan perverso, organizado y dirigido por una persona interesada en mi condena” para que algunas víctimas “falsamente inventen hechos y circunstancias que no ocurrieron. Hubo una organización, un plan sistemático, eso que está tan de moda…”.

¿Sin funciones?
En el final, Yorio respondió preguntas del fiscal federal Miguel Palazzani, afirmando que “ni idea quiénes intervenían en los interrogatorios” en la Seccional Primera de la Policía, el principal centro clandestino de detención de La Pampa. “Dio muchos detalles y parece llamativo que no recuerde ese dato fundamental”, dijo el fiscal.
“Yo no era secretario de Baraldini, era ayudante, no todo pasaba por mi conocimiento. No dormía con Baraldini, no estaba las 24 horas con él. Incluso sin que yo supiera, miraba, y él no estaba”, agregó el acusado.
Además, dijo que el grupo de tareas de la Subzona 14 “no fue operativo en su caso” y que “no cumplió ninguna función con respecto a esa resolución. Creo que nadie tuvo que trabajar en base a esa resolución, pero que responda cada uno”.
Ante las preguntas de Palazzani, Yorio comentó que “nunca” asistió a las reuniones entre Baraldini, titular de la Policía provincial, y Roberto Constantino, jefe de la Subzona 14, y que se quedaba afuera. Negó haber participado de los procedimientos ilegales.

-¿Sabía que había detenciones por motivos políticos…?
-No. Cuesta cree que haya estado ajeno a todo, pero estaba tan enfrascado.

Melazzi rechazó acusaciones
El ex policía Oscar Alberto Melazzi (74), apodado “Miseria”, declaró ayer en el juicio de la Subzona 14 II y al igual que el resto de los ex policías y ex militares acusados, negó las imputaciones.
Melazzi, que hasta 2012 se llamó Oscar Alberto López por una cuestión de filiación, se refirió a la acusación de Raquel Barabaschi, detenida en varias oportunidades y dijo que “nunca” lo mencionó “participando de alguna detención” en su declaración.
Por otro lado, también se defendió sobre las acusaciones por los secuestros de Héctor Zolecio, el ex juez federal Juan de Dios Uncal y familiares de “los Becos” Rodríguez, entre otros.
Melazzi contó que efectivamente intervino en el “Operativo Requisa” realizado en conjunto entre las fuerzas del Ejército y de la Policía en la zona norte de Santa Rosa, el 26 de marzo de 1976, donde fue detenida parte de la familia Rodríguez.
Dijo que el operativo fue encabezado por el ex comisario Roberto Fiorucci y que él formó parte del personal policial que colaboró desde la Primera en el marco de los allanamientos.
En ese sentido, Melazzi se limitó a señalar que cumplió “una orden” y que solamente requisó la casa de Ramón Inocencio Rodríguez, donde encontró una granada, pero “me imputan como que detuve a los demás”.
Manifestó que Rodríguez comentó en su declaración que no recibió maltrato: “Qué le iba a pegar si pesaba 45 kilos, por eso me decían Miseria”.
De esa forma, el ex policía fue el último acusado en declarar en la jornada. Las próximas audiencias serán el 30 y 31 de octubre en el Colegio de Abogados y ante el Tribunal Oral Federal, presidido por Pablo Díaz Lacava.
Melazzi está imputado por 23 casos e integraba el grupo de tareas de la Subzona 14 pero no estuvo acusado en el primer juicio. Testigos y pruebas documentales lo ubican en la escena de los secuestros y torturas, según la acusación de la fiscalía.