Extienden concesión hasta fin de año

RECLAMO POR LOS TRANSPORTES DE ESCOLARES

Por ahora los propietarios de transportes escolares que llevaban chicos desde barrios donde no hay escuelas para que concurran a otros establecimientos ubicados en diversos sitios de la ciudad, pueden quedarse un poco más tranquilos. La Provincia les extendió, al menos hasta fin de año, la concesión de ese servicio.
Cabe recordar que hace algunas semanas un grupo de pequeños empresarios locales habían mostrado su inquietud porque una empresa foránea -Autobuses Bariloche- se había presentado en una licitación convocada por el Ministerio de Educación de la provincia -a través de Compras y Suministros- para realizar precisamente aquella tarea.

Una empresa foránea.
La queja de los transportistas locales estaba vinculada -sobre todo- a la molestia que les había provocado que la Municipalidad de Santa Rosa “en tiempo récord” le otorgara un permiso a Autobuses Bariloche para que pudieran participar de aquella licitación. Al parecer, en ese concurso esta empresa foránea habría presentado la mejor oferta económica -un presupuesto bastante mayor que el de los transportistas locales-, pero con algunas cuestiones que no resultaban por lo menos claras: Autobuses Bariloche no tendría su reglamentación en regla, porque en principio manifestó que prestaría el servicio con 10 vehículos que nunca resultaron verificados -no tenían ni VTV, ni se había papelería del personal ni seguro-, automotores que por otra parte figuraban a nombre de la empresa “El Recreo”.

Un buen negocio.
Concretamente la oferta de Autobuses Bariloche, para llevar unos mil escolares en forma diaria, era de $2.490 por cada uno en forma mensual; en tanto las empresas locales cotizaron alrededor de $4.000 por cada chico.
La habilitación otorgada por la Municipalidad de Santa Rosa en forma inmediata, permitió que Autobuses Bariloche se presentara; pero rápidamente los empresarios locales reaccionaron y hasta se decidieron a presentar una denuncia en la Justicia penal. Acusaron a quien firmó la autorización en la comuna por “incumplimiento de los deberes del funcionario público”, y pidieron que la licitación de la Provincia no avance en tanto se investigue si hubo o no irregularidades.

La denuncia.
El abogado Fernando Gutiérrez representa a las empresas “Pony” de Enrique Gabriel Marcos; Eduardo Christensen de “CSG Servicios” y “Ciudad de Toay” de Marisa Silvia Álvarez. En su denuncia le apuntaron a funcionarios de la Dirección de Control e Inspección de Servicios Públicos, cuyo titular es Pablo Pera Ibarguren; y la Subdirección de Transporte, a cargo de Rodolfo Ficks. Recordaron los empresarios que llevan adelante el servicio desde hace 11 años el de mayor tiempo en la tarea, otro desde hace ocho y el tercero hace dos años.
Eduardo Christensen, uno de los empresarios pampeanos involucrados, en diálogo con LA ARENA acusó de que “hubo favoritismo” a favor de Autobuses Bariloche. Así los dueños de tres empresas locales de transporte escolar denunciaron en la Justicia que funcionarios municipales habrían otorgado en forma “irregular” y en tiempo récord un permiso a Autobuses Bariloche, empresa satélite del grupo que tiene el transporte urbano de pasajeros en Santa Rosa, Autobuses Santa Fe.

Siguen hasta fin de año.
Cabe decir que luego de la denuncia no se conocieron novedades desde lo judicial, pero sí se supo que los empresarios locales fueron convocados para que sigan cumpliendo el servicio por lo menos hasta fin de año. Eso hace presumir que la licitación de la Provincia habría quedado sin efecto, y se estima que dados los plazos de aquí a fin de año ya no se realizará una nueva.
De todos modos los empresarios locales permanecen alertas, porque no descartan que en el futuro algunas otras empresas foráneas -ahora con más tiempo- puedan querer competir en el mercado que significa el transporte escolar en Santa Rosa.