Familia pide que reabran causa

POR UN CASO DE ABUSO EN AGUSTONI

Fernando Muñoz era chofer del transporte municipal de la localidad de Agustoni y fue denunciado en septiembre del 2014 por el padre de una niña. La denuncia había surgido a través de una “mentira de la directora interina de la Escuela” de dicha localidad, argumentó Argüello. El hecho tomó trascendencia en su momento debido a que el acusado es hijo del presidente de la Comisión de Fomento en ese momento y en la actualidad, Luis Muñoz (Propuesta Frepam). Desde el entorno familiar sospechan que la causa tiene índoles políticos contra Muñoz padre porque la directora de la escuela “le hacía la campaña proselitista contra mí suegro”, indicó Argüello en su carta.

Denuncia.
Para conocer un poco sobre la acusación hay que remitirse al pasado 4 de septiembre del 2014, cuando el padre de una menor de edad denunció a Fernando Muñoz por un hecho de abuso sexual, con acceso carnal en perjuicio de su hija. En esa exposición, el denunciante contó que la directora de la escuela había sido quien le advirtió que “tuviera cuidado” con Muñoz porque “no tenía buenas referencias”.
“Así comienza todo esto, con una vil mentira”, sostuvo Argüello, y añadió que “esta mentira era beneficiosa para ellos política y económicamente, porque tras la acusación penal hubo un juicio civil contra mi esposo y el municipio por un monto de dos millones de pesos ($2.000.000), cifra que creo es exagerada cuando uno piensa que ni siquiera por la muerte de una persona se llega a esa condena económica”, adujo.

Causa.
La mujer explicó que “a mi marido le endilgaron en la causa que estaba a cargo de niños que subían a una trafic para llevarlos a la escuela, hasta el momento en que los iba a buscar de nuevo para llevarlos otra vez a sus hogares, tras el horario escolar”.
Respecto a esta cuestión, la pareja del acusado sostuvo que “esto no es así, por cuanto los chicos estaban en la escuela y quedaban a partir de allí bajo la responsabilidad de las autoridades escolares. Es decir que la guarda de mi esposo sobre ellos, era mientras los niños estaban arriba del transporte, aproximadamente una hora a la mañana y una hora a la tarde”.
Una vez que la causa judicial inició, cayó en manos del fiscal -ahora juez de Control de la Segunda Instancia- Alejandro Ghilardenghi. Mientras que el juez era Federico Pellegrino y el defensor del acusado era Armando Agüero -hoy fiscal general en la zona norte-: “nosotros veíamos algo que no andaba bien (apuntó la mujer de Muñoz). Todas las pruebas que se presentaban en contra de mi esposo eran válidas y las que se ofrecían en defensa quedaban descartadas”.
“Es así que la pericia de Cámara Gesell debió practicarse en varias oportunidades, y al final sirvió como prueba una certificación paralela confeccionada por la psicóloga, e incluso la pericia ginecológica, practicada sobre la menor, determinó que la niña era virgen (sic)”.
“Si fue así, ¿por qué la acusación era de abuso con acceso carnal? Toda una mentira, una puesta en escena con argumentos falaces a partir del cual se armó todo esto, que concluye con la condena de mi esposo a 8 años de prisión, y fue esa cantidad de años porque él no tenía antecedentes, de lo contrario hubiera sido más severa”, explayó en su escrito.

Denuncia.
En uno de los párrafos de la carta que Argüello envió destacó que “el día 13 de octubre del año 2017 nos sorprendió la noticia, la menor en cuestión había concurrido al hospital de Colonia Barón, pidiendo hablar con un médico”.
De acuerdo a su escrito la joven fue asistida por una profesional a quien le habría argumentado “que su padre biológico -el denunciante de Muñoz- hacía cinco años que venía abusando sexualmente de ella. Ante la delicada situación, la médica hizo la denuncia correspondiente en la comisaría de esa localidad”.
En la denuncia intervino la Justicia quien dispuso, a través de un juez, “que se saque a la menor de la casa de sus progenitores, y aplicarle al padre una restricción de acercamiento a la niña, dado que ésta manifestó que su padre cometía tocamientos impúdicos aún delante de su mamá, sin que ésta le recriminara su accionar”, dijo Argüello. La medida de restricción se aplicó puesto que “el padre recuperó la libertad inmediatamente”.
Lo llamativo del hecho es que aquí habría intervenido la misma psicóloga que en la causa donde se condenó a Muñoz: “yo me pregunto, ¿cómo puede ocurrir esto, qué diagnóstico o informe parcial puede presentar, cuando antes había dictaminado que el papá de la menor se encontraba muy mal por el presunto hecho que había denunciado contra mi marido, siendo que él mismo era el abusador”, cuestionó la mujer. En este sentido dio a conocer que el pasado 1 de junio, el hombre había sido detenido algunas horas “porque infringió la restricción de acercamiento, actuando la Justicia con una celeridad increíble”.
“Toda esta situación no hace más que dejar al descubierto que una trama, pergeñada por los funcionarios judiciales actuantes, con el apoyo de los medios que en su momento publicaron con grandes títulos el suceso, intentando -creo yo- debilitar la imagen positiva de Muñoz padre ante la comunidad en un momento previo a las elecciones”, apuntó. “¿La causa armada contra mi marido, no amerita una revisión?”, cuestionó Argüello.