Fiscal investiga peculado

DENUNCIAN DESFALCO A CAJAS DE COBRO DE TRANSITO

(General Pico) – La Justicia piquense investiga a un empleado municipal que fue denunciado por funcionarios locales, de haber sustraído una suma de más de 100 mil pesos de caja de cobro del área de Tránsito, donde se emiten las licencias nacionales de conducir. Ayer a la mañana el sospechoso fue indagado en Fiscalía, donde reconoció la autoría del hecho denunciado y luego se le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria por el delito de Peculado. Además fue apartado de sus funciones y reubicado en otra área.
El lunes pasado, Luis Daratha, director de Prevención y Convivencia Ciudadana de la comuna local, denunció a un trabajador municipal de apellido Godoy, que se desempeñaba como cajero en el área de Tránsito, y que cobraba la tasa correspondiente a la emisión del carné de conductor.
El funcionario indicó que de manera habitual se emiten cerca de 60 licencias de conducir diarias, y que de manera sospechosa, durante el último mes se anulaban entre 6 y 7 recibos de cobro por día. Es decir que el vecino que iba a tramitar la licencia, pagaba el costo que tiene la emisión del carné y recibía su correspondiente permiso. Solo que horas más tarde, algunos de esos recibos que se emitían por los pagos, se anulaban.
Las sospechas surgieron a partir de la importante cantidad de recibos anulados que empezaron a llegar a la Tesorería, cuando al final de cada jornada se rendía el dinero cobrado. A partir de eso se puso mayor atención sobre esta desprolijidad y se radicó una denuncia en Fiscalía.
Desde la comuna se separó al empleado denunciado de la función y se lo reasignó de manera transitoria a otro sector, hasta tanto se expida la Justicia. Además se ordenó una auditoría general de toda la caja para cotejar los recibos de los últimos meses.

Audiencia de Formalización.
Ayer a la mañana, en los tribunales de esta ciudad, el juez de control Alejandro Gilardenghi, le formalizó la Investigación Fiscal Preparatoria a Godoy, por la presunta comisión del delito de Peculado. De la audiencia participó el fiscal general Armando Agüero, a cargo de la investigación de delitos de índole económica, entre otros, y el defensor oficial Walter Vaccaro.
El fiscal indicó que se denunció que el trabajador “tomaba el dinero pero después anulaba los recibos de pago y cuando rendía la caja del día, se quedaba con el dinero de esos recibos anulados”. Además aseguró que del cotejo de los carnés emitidos durante julio, el dinero rendido en caja y los recibos anulados, habría un faltante de una suma estimada de 106 mil pesos.
Agüero también indicó que se solicitó que se aparte al sospechoso de la función que cumplía y que los hechos investigados sólo se remiten a las rendiciones del mes de julio.
“Se le formalizó por el delito de peculado que es un delito específico para el empleado público y solicitamos que por el término de 90 días que dura la investigación, se lo apartara de todas las tareas administrativas que tuviera la municipalidad y se lo reasignara a una función diferente.
Vamos a resolver la situación respecto de esta acusación con las pruebas que nos aportó la municipalidad y otras que vamos a requerir. Esta persona está confesa, reconoció el hecho de que para salvar una situación personal cometió este delito y habla de que sólo fue en el mes de julio. Manifiesta su voluntad de devolver el dinero, pero le explicamos que afronta un delito que va de 2 a 10 años de prisión y la inhabilitación perpetua para cumplir cargos públicos”, indicó.
El sospechoso sería un empleado de planta permanente con una antigüedad laboral de más de diez años, que estaba encargado de la caja de las licencias de conducir.