Inicio "Fue una buena y atinada respuesta"
Array

«Fue una buena y atinada respuesta»

PEDIDO DE LAUDO PRESIDENCIAL POR PORTEZUELO DEL VIENTO

«Ha sido una buena y atinada respuesta de La Pampa», sostuvo ayer el presidente de la Asamblea por los Ríos Pampeanos, Néstor Lastiri, al saludar el pedido de laudo arbitral que formuló el gobernador Carlos Verna en relación al proyecto de la represa Portezuelo del Viento. «Yo estoy convencido que Portezuelo no se va hacer: no tiene financiamiento, no tiene factibilidad económica ni estudios ambientales serios», afirmó.
«Es la mejor decisión que se podía tomar ante un proceso viciado por una incidencia de Nación con la complicidad de dos ó tres provincias para impulsar esto hasta las últimas consecuencias», consideró Lastiri al ser consultado por la presentación que el gobierno pampeano formuló el viernes ante el gobierno nacional para que el presidente Mauricio Macri dirima el conflicto suscitado en el seno del Consejo de Gobierno del Coirco el jueves 9 de mayo, cuando puso a votación las normas de manejo del futuro embalse y el Estudio de Impacto Ambiental Regional del proyecto.
El pedido de laudo arbitral apunta, precisamente, a que la máxima instancia dirima este conflicto originado en la negativa de La Pampa a aprobar esos dos instrumentos técnicos, que serán fundamentales para el futuro de la cuenca.
«Han intentado establecer un estudio de impacto ambiental que desde ya se sabía que iba a ser insuficiente por el poco tiempo de trabajo que se le otorgó, y otras cuestiones fundamentales que deben analizarse para toda la cuenca», sostuvo Lastiri al repasar cómo se llegó a esta instancia. «Después intentaron imponerlo desde el Comité Técnico del Coirco, que es otra cosa grave. Y la reunión de gobernadores funcionó como una reunión de gobernadores amigos, porque no se entiende el voto de Buenos Aires, por el daño ambiental que van a sufrir, y Río Negro, de apoyar esto a ultranza, y con el manejo de Mendoza, que los pampeanos sabemos lo que significa Mendoza manejando los recursos hídricos, sobre todo los interprovinciales».
«Los pampeanos no solo sabemos de su comportamiento sino que también lo sufrimos en los comités del Atuel, del Salado y ahora del Colorado», subrayó Lastiri.
La respuesta de La Pampa, al rechazar esos instrumentos y después recurrir a una instancia mayor para plantear su diferendo «ha sido buena y atinada, y va a invalidad por lo menos durante el tiempo que dure este período, las gestiones de Mendoza para hacer Portezuelo», evaluó.

«Un gran negocio».
Lastiri, secretario de Recursos Hídricos de La Pampa entre 2011 y 2015, comentó su convencimiento de que «Portezuelo no se va a hacer» por varios motivos. «No tiene capacidad de financiamiento ni factibilidad técnica, y sus estudios ambientales están fuertemente cuestionados», enumeró. «Lo que se percibe -abundó- es que detrás de esto hay un gran negocio inmobiliario y un gran beneficio para las grandes empresas constructoras, que son las que van a salir ganando con la obra, porque en lo que hace a la producción de energía, no está garantizada la rentabilidad».
La Asamblea por los Ríos Pampeanos presentó el año pasado junto con 14 organizaciones de pueblos originarios pampeanos un recurso de amparo ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación para que Mendoza no avance con la obra ante la falta de esos estudios y la ausencia de asambleas públicas en toda la región en la que se tomara conocimiento de las características del proyecto y de los cambios que generará.
«La Procuraduría ya dictaminó a nuestro favor, es decir, consideró que la presentación es pertinente y que debe tomarla la Corte. Ahora el caso está en la Secretaría de Ambiente de la Corte, que es la que tiene que expedirse ahora», detalló Lastiri.