Funcionarios y ediles no cobrarán aumento

El intendente y sus funcionarios, y también los concejales de la municipalidad de Santa Rosa, no percibirán el aumento de haberes previsto para el corriente mes. Así quedó establecido al aprobarse una ordenanza -consensuada por los distintos bloques, y también con el Ejecutivo municipal-, por lo que solamente los empleados de la administración comunal recibirán el aumento del 5,9 por ciento.
Ayer, después de un cuarto intermedio, se realizó la parte final de la reunión donde se trató un único proyecto, precisamente referido a ese tema.
Concretamente, el artículo que da forma a aquella decisión expresa que se exceptúa “al intendente municipal, concejales y concejalas, y funcionarios y funcionarias de los Departamentos Ejecutivo y Legislativo del incremento del 5,9% estipulado para la liquidación y pago de haberes para la Planta de Personal de la Municipalidad de Santa Rosa a partir del mes de julio de 2018”.

Un gesto esperado.
El concejal de Pueblo Nuevo UNA, Roberto Torres, fue el encargado de fundamentar el proyecto, y dijo que habiéndose tomado conocimiento por la información aportada por el Secretario de Hacienda, Luis Evangelista, de “las dificultades que atraviesa el municipio para afrontar los pagos de aumentos salariales acordados por paritarias para el primer semestre del corriente año a empleados y funcionarios”.
Razonó que ante “la eventualidad de aumentar las tasas, dado que en la Municipalidad se están cobrando los servicios por debajo del costo”, consideraba que “los ciudadanos santarroseños no soportan más aumentos de ningún tipo”. Remarcó que resultaba “necesario e intransferible la responsabilidad de que los concejales y los altos niveles de funcionarios hagan un esfuerzo mayor para disminuir el gasto público municipal durante el año 2018. La población está esperando un gesto de parte nuestra” consideró, a la vez que señaló que “el ajuste tiene que empezar por la política”.

“El municipio somos todos”.
Indicó que si bien la actual administración no dejó de pagar los sueldos, “se han dejado de hacer obras, se ha dejado de gestionar y la ciudad está en el estado que está y ante esto tenemos que poder ver de qué manera lo podemos enfrentar entre todos”. Señaló no obstante que es necesario que la ciudadanía abone las tasas para que se puedan prestar los servicios, se hagan obras y para el mantenimiento de la ciudad, “pero también para poder mantener los gastos corrientes entendiendo que el municipio somos todos y cada uno de los que vivimos en esta preciosa ciudad y que también es a la parte política a la que nos corresponde acompañar estos gestos y estos esfuerzos”, dijo.
Se manifestó feliz “porque hubo un acuerdo y un consenso de parte de todos los espacios para llegar a este momento”, concluyó.

“Demostrarle a la ciudadanía”.
En el mismo sentido se expresó el concejal Marcos Cuelle, diciendo que tenían (los concejales) “la obligación de demostrarle a la ciudadanía que también hacemos un esfuerzo quienes tenemos responsabilidades de gobierno. Y por eso se avanzó con esta ordenanza que por supuesto a alcanzado el consenso de todo el cuerpo legislativo, cosa que no es menor”.
Cuelle dijo finalmente que no se trata de “un gesto de demagogia y si lo fuera es de demagogia positiva”. Agrego que “en caso de ser necesario analizar futuros aumentos serán analizados nuevamente”, y que se debía “discutir sobre qué posibilidades tenemos de cumplir con la pauta salarial y con el costo de los servicios como lo exige la Ley de Municipalidades y con los proveedores y con los vecinos”.