sábado, 21 septiembre 2019
Inicio La Pampa Ganaderos denuncian abigeato

Ganaderos denuncian abigeato

POLICIAS DE WINIFREDA Y COLONIA BARON INTENSIFICARON PATRULLAJES RURALES

Los abigeos atacan, principalmente campos deshabitados que lindan con rutas provinciales. Se llevan uno, dos o hasta cuatro vacunos, cuyo valor nominal va desde los 13 mil pesos hasta los $25 mil. 

En predios rurales ubicados en Winifreda, Mauricio Mayer y Colonia Barón se registraron casos de abigeato, con más intensidad durante los primeros quince días de este mes. En las dos primeras localidades, el carneo de novillos que pesaban entre 400 y 450 kilogramos sucedió en campos ubicados a la vera de la ruta 10.

«En uno se llevaron el animal completo y en el otro dejaron el cuero nada más. Dos hechos distintos en cuanto a la modalidad lo que nos hace presumir que estamos ante autores diferentes, pero eso se está investigando», dijo el comisario Juan Bustos Paulino, jefe de la comisaría departamental Winifreda.

El uniformado agregó que «los predios en su mayoría están solos y estás personas actúan en horario nocturno. Les solicitamos a los productores y a la gente en general, más allá que la mayoría lo hace, que cuando ven vehículos extraños den aviso a la policía. Se está trabajando en conjunto con otras dependencias dado que se han registrado casos en distintos puntos de la provincia».

En otros pueblos.
Por su parte, el titular de la departamental Colonia Barón, Germán Schamber, informó que desconocidos faenaron un ternero de 200 kilos y un novillito de 350 kilos, en un establecimiento ubicado al costado de la ruta 10.

Sus dueños detectaron el faltante de la hacienda cuando regresaron a la propiedad el 7 de abril. Tres días después, los abigeos carnearon cuatro terneros de 200 kilos cada uno en un campo situado a la vera de la ruta 7. «A dos se los llevaron completos, a otro lo dejaron degollado y al restante con las paletas y el costillar. Esa noche el patrullero anduvo por esa zona, no descartamos de que lo hayan observado y huido sin culminar la labor delictiva», contó Schamber.

«Una de las grandes problemáticas que estamos teniendo es que los campos están sin ocupantes y son aprovechados por esta gente. Sus propietarios trabajan y después regresan al pueblo. Es raro encontrar gente viviendo en la zona rural», manifestó.
Con Bustos Paulino y con los encargados de las subcomisarías de Mauricio Mayer, Villa Mirasol, La Gloria, «estamos trabajando en forma conjunta intensificando los controles rurales, incluso estamos en contacto con la departamental de Eduardo Castex que limita con Barón. Por el momento no se han registrado más hechos. Se han aplacado», culminó.

Los policías coinciden en que la carne, ante la crisis económica que se vive en el país, tiene un fin netamente comercial en el mercado clandestino.