General Acha tendrá un nuevo ingreso

UN CONJUNTO ARQUITECTONICO DISEÑADO POR UNA JOVEN PROFESIONAL

El proyecto arquitectónico presentado por la joven arquitecta achense Lucrecia Brond Leher fue elegido como mejor diseño en el concurso convocado por la municipalidad de esa localidad para erigir el nuevo ingreso a la localidad. Los elementos que integrarán el nuevo ingreso remiten a su condición de localidad fundacional de la provincia, a la Revolución de 1904 y a la permanente defensa de esa localidad del recurso agua.
Desde el 9 de marzo, la localidad no cuenta con su tradicional arco de ingreso, derribado por un violento tornado que a última hora de esa tarde -un día que se había presentado caluroso e inestable- arrasó la localidad, sobre todo en la parte cercana a la ruta nacional 152, provocando gran daños en las infraestructuras.
La elección del proyecto ganador se conoció ayer por la mañana luego que el viceintendente a cargo, José Luis Domínguez, junto con concejales, funcionarios municipales y vecinos que integran el jurado, definieran cuál de los cinco proyectos era el más apropiado para la nueva entrada a la localidad.
Lucrecia Brond Leher, de 26 años, resultó ganadora del concurso. La joven achense está radicada en la ciudad de Córdoba, donde cursó su carrera de arquitecta y conjuga su actividad de arquitecta con un exitoso emprendimiento vinculado a accesorios femeninos que creó y lleva adelante. Participó del concurso con el pseudónimo de Aitué.
En la memoria descriptiva de su propuesta, la joven explicó que su idea fue “recuperar ese espacio tan característico de la ciudad utilizando como premisas la historia, la naturaleza y la ubicación estratégica” de la localidad como uno de los puntos de entrada a la Patagonia.
“Se pensó como un conjunto de elementos simbólicos que conjugados forman una obra de gran valor artístico”, detalló. Una de sus metas fue “modernizar desde la historia la portada de la ciudad y llamar la atención del turista que pasa para generar un “parador turístico”.

Fortín y agua.
La propuesta comprende un conjunto arquitectónico conformado por cuatro elementos principales. El primero de ellos es la plataforma donde se asentaron los arcos anteriores. La ida de Brond Leher es eliminar las escaleras que aún perviven para revalorizar su condición de monumento y no de lugar de permanencia. Esta base simboliza y recuerda “lo ocurrido con el monumento anterior” ya que “su apariencia fuerte y sólida simboliza el fortìn sobre el cual el pueblo se originó”.
El segundo elemento es una escultura central que referencia el nacimiento de la provincia. Será una fuente de agua que graficará la íntima relación de la comunidad achense con ese recurso y su importancia para la zona. La estructura se construirá en hierro.
El tercer elemento, la escultura frontal, será el componente sobresaliente del nuevo ingreso. Se trata de cuatro columnas que protegen esa fuente de agua y que remiten a la Revolución de General Acha, ocurrida en 1904, cuando la localidad se atrincheró ante el intento de llevar a Santa Rosa el organismo judicial que aún funcionaba allí, luego que una década antes le hubieran arrebatado su condición de capital del entonces Territorio Nacional.
“Su altura y esbeltez simbolizan el deseo de representar un actitud importante, significativa y llamativa”, describió la joven arquitecta.
Finalmente, el nombre de la localidad en letras de gran tamaño buscará atraer la atención del visitante para que, como ocurre en muchos otros lugares, el turista aproveche este lugar como parador fotográfico para plasmar su paso por la ciudad pampeana.