General Pico: acuerdan otro aumento de tarifas

TAXIS

La tarifa del servicio de taxis y remises de la ciudad tendrá un nuevo incremento a partir de las próximas semanas, según quedó definido tras una reunión que mantuvieron concejales locales con los propietarios de vehículos y de las remiseras de General Pico.
Tras una reunión que se desarrolló en la terminal de ómnibus local, y de la que participó poco más de una treintena de representantes de taxis, radiotaxis y remises de la ciudad (entre los que se incluyen los dueños de los vehículos y de las agencias de autos) se acordó otorgar un incremento de la tarifa, que ronda entre el 30 y el 35 por ciento.
En la reunión se acordó dar una suba que sea capaz de cubrir los gastos cada vez mayores que afrontan los remiseros y taxistas de la ciudad. El incremento de cada uno de los ítems que componen el servicio, fue consensuado por los ediles y por los representantes del rubro, quienes acordaron un aumento que es del 35 por ciento en cuanto al valor de la ficha y del minuto en espera.
A principios de julio habían acordado una suba menor, que sólo era de carácter provisoria por 90 días, con la intención de no “desfinanciar al sector”. Aquel aumento no había dejado conforme a algunos de los representantes del sector, e incluso algunos de ellos decidieron dejar la actividad y vender su agencia.
Sin embargo, en la última reunión, hubo conformidad general sobre lo dispuesto en cuanto a los nuevos valores que comenzarán a regir una vez que los aprueben los concejales y lo promulgue el Departamento Ejecutivo Municipal.

Nuevos valores.
El nuevo valor de la unidad ficha, que se cobra cada 90 metros de recorrido, pasará de 20 pesos a 27. En tanto que la bajada de bandera, pasará de 30 pesos a 35, teniendo un incremento del 17%. Sin embargo, en el minuto en espera el incremento, al igual que en la ficha, también será del 35%, dado que pasará de 4 pesos a 5,40. Esos valores fueron consensuados entre los ediles y los titulares de los autos y de las agencias, luego que también entraran en discusión tarifas superiores a las acordadas.
Esta propuesta sería tratada y aprobada, en el marco de la sesión del Concejo Deliberante del jueves 18 de octubre.
A principios de julio, en la décima sesión anual del cuerpo normativo local, se había aprobado un incremento que había dejado a varios sectores disconformes, luego que lo consideraran que era insuficiente para compensar la inflación.
En aquella oportunidad, y también después de varias reuniones, se decidió subir en cuatro pesos la bajada de bandera, es decir de 26 a 30 pesos, pero mantener el valor de la ficha en 2 pesos.
Estos valores rigieron desde mediados de julio y cumplido el plazo de 90 días que se había acordado, se hizo una nueva evaluación de los costos y de los valores necesarios para mantener el servicio con los márgenes habituales.
En aquel momento, desde el bloque de concejales del Partido Justicialista, se aseguró que por un lado se debía cuidar el bolsillo del vecino y por el otro no se podía permitir que se fundieran “los dueños de los autos que ponen un capital importante al servicio de la gente”.