Inicio La Pampa General Pico: problemas tras las intensas lluvias

General Pico: problemas tras las intensas lluvias

HUBO INCONVENIENTES EN LA RED CLOACAL

Las intensas lluvias que se registraron el martes a la noche en General Pico, provocaron el anegamiento de calles, el corte del suministro eléctrico en algunos sectores de la ciudad e inconvenientes en las instalaciones de cloacales domiciliarias.
El martes a la noche se desató una fuerte lluvia en la ciudad, y en cuestión de dos horas, cayeron 82 milímetros. Esto, sumado a las precipitaciones que se registraron desde el 15 de diciembre hasta hoy, contabiliza un total de 350 milímetros.
Sin bien la tormenta del martes a la noche no provocó caída de plantas y de palmeras del tendido eléctrico, generó serios inconvenientes los barrios más alejados del centro, que tienen calles de tierra, como así también donde hay asfalto y el escurrimiento de los desagües no dio a vasto.
La Cooperativa Regional de Electricidad de esta ciudad (Corpico), informó que las intensas lluvias del martes, provocaron «inundaciones en varios domicilios por desbordes en la instalación cloacal». Sobre esto, explicaron que «la presión del agua y el colapso de la red también provocaron el levantamiento de tapas de bocas de registro», y que desde la madrugada de ayer que se trabaja en la atención de los distintos reclamos.

Conexiones indebidas.
La Corpico reiteró los inconvenientes que generan las conexiones indebidas de los desagües pluviales a los cloacales, como ya advirtió en otras ocasiones.
«El sistema de desagües cloacales, está diseñado sólo para permitir el paso de líquidos o excretas pero no para soportar el paso de otro tipo de elementos que perturban el funcionamiento de las instalaciones dañando las cañerías. El sistema tampoco es apto para soportar la conexión de los desagües pluviales. Este tipo de conexiones indebidas, son las que ante lluvias intensas como las que soportamos desde mediados de diciembre, saturan la capacidad de conducción de las cañerías y provocan los desbordes que sufren los vecinos tanto dentro de sus viviendas como en las calles a través de las bocas de registro», indicaron.
«La conexión de los pluviales a los desagües cloacales saturan la capacidad de conducción de las cañerías, que en situaciones como la del martes, reciben hasta 30 veces más su capacidad operativa. No debemos olvidar además, que en algunos tramos las cañerías tienen una antigüedad de 40 años, por lo que el uso consciente de las redes por parte de los vecinos es crucial para evitar inconvenientes», agregaron.