Inicio La Pampa "Grave retroceso para la democracia"

«Grave retroceso para la democracia»

REPUDIO DESDE LA FACULTAD DE CIENCIAS HUMANAS

El Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Humanas de la UNLPam declaró ayer en forma unánime su «más enérgico repudio al golpe de Estado producido en el Estado Plurinacional de Bolivia», que obligó a las renuncias forzadas de sus máximas autoridades, el presidente Evo Morales Ayma y el vicepresidente Álvaro García Linera, y se constituyó «en un grave retroceso para los procesos democráticos de América Latina».
El Consejo también instó al gobierno argentino, y por su intermedio a la comunidad internacional, a manifestar su rechazo al golpe de Estado en Bolivia, a ofrecer apoyo y protección a las y los dirigentes perseguidos, y a implementar «los mecanismos diplomáticos necesarios para la recuperación de la democracia, sin proscripciones, en el marco constitucional y de acuerdo con el principio de autodeterminación de los pueblos».
Para el Consejo Directivo de esta Facultad, este golpe de Estado interrumpe un proceso histórico de ampliación de derechos, redistribución de la riqueza e integración pluriétnica en Bolivia, liderado por el primer presidente indígena de este continente.
En los argumentos también se menciona que el gobierno argentino no condenó este golpe de Estado ni brindó asilo político a las máximas autoridades de Bolivia, desconociendo de esta manera la tradición de Argentina en la defensa y protección de la democracia y los Derechos Humanos.
Sin embargo, ambas cámaras del Congreso Nacional Argentino emitieron sendas declaraciones en las que condenaron el golpe de Estado en Bolivia, y exigieron el cese de la persecución y violación de los derechos humanos. También lo hicieron numerosas instituciones, organizaciones, sindicatos, asociaciones de derechos humanos, tanto del país como extranjeras, que han pronunciado y manifestado su repudio, entre las que se destacan el Consejo Interuniversitario Nacional y la Asociación Nacional de Facultades de Humanidades y Educación.
«La interrupción violenta de un gobierno democráticamente electo en el país vecino, y la injerencia de las Fuerzas Armadas en el proceso, nos retrotraen a una de las épocas más oscuras de la historia nacional, cuando las dictaduras militares asolaron nuestro país provocando el asesinato, la desaparición y/o el exilio de miles de ciudadanas y ciudadanos», dice la Declaración en uno de sus considerandos.